Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CAMPAÑA DE LAS ELECCIONES VASCAS

Herri Batasuna reitera sus ataques a EA por intentar "lavar la cara" al estatuto

El primer candidato de Herri Batasuna (HB) por Guipúzcoa, Iñaki Esnaola, insistió ayer en sus ataques al ex lendakari Carlos Garaikoetxea, a cuyo nuevo partido, Eusko Alkartasuna (EA), acusó de intentar "lavar la cara" al estatuto.Esnaola reiteró la posibilidad de que los diputados de la coalición intervengan en ciertos momentos en el Parlamento de Vitoria, pero no para cambiar el sistema desde su interior porque "eso es imposible", dijo.

El jueves, representantes del Partido Nacionalista Vasco, Euskadiko Ezkerra, Eusko Alkartasuna y Coalición Popular criticaron esta posibilidad de acudir esporádicamente al Parlamento.

Dos partidos políticos extraparlamentarios, Liga Comunista Revolucionaria (LKI) y Movimiento Comunista de Euskadi (EMK), han retirado sus candidaturas y han pedido a sus seguidores que voten a HB, como ya hicieron en comicios anteriores.

HB ha intentado en la recta final de la campaña combatir el tono presidencialista de las autonómicas vascas con el lema El mejor lendakari, el pueblo. Con parecida intención, el primer candidato por Vizcaya, Jon Idígoras, ha declarado que "la única obsesión de los aspirantes a lendakari es cambiar el decorado y el color de las cortinas de Ajuria Enea".

La coalición celebró ayer por la tarde una docena de mítines; los más multitudinarios, en el frontón Uranza, de Irún (Guipúzcoa), y en la plaza de los Fueros de Baracaldo (Vizcaya), con participación de los principales líderes de la coalición. En Baracaldo, corazón de la margen izquierda de la ría, Tasio Erkicia dijo ante unas 4.000 personas que el PSOE quiere dividir a los vascos, mediante la escuela, en emigrantes y nativos. "No nos separa la partida de nacimiento", añadió, "porque nos une la conciencia de clase".

Idígoras dijo que los trabajadores son testigos y víctimas de la falta de competencias en el Estatuto de Gernika para afrontar los problemas económicos. "A Euskadi", aseguró, "se le ha hecho pagar la crisis con especial dureza, desde Madrid y Bruselas, sin que nuestros lendakaris tuvieran nada que decir". El primer candidato por Vizcaya hizo un llamamiento a los demás partidos nacionalistas para que, tras el 30 de noviembre, no hagan pactos ni coaliciones y se sumen a HB en la reivindicación de la soberanía nacional. "Nadie puede garantizar la estabilidad institucional", subrayó Idígoras, "sin contar con nosotros".

Por la mañana, Esnaola había concentrado sus críticas en Garaikoetxea. El ex lendakari, dijo, intenta lavar la cara a la alternativa estatutaria con objeto de atraer una vez más hacia las posiciones del sistema a sectores de la izquierda abertzale.

El primer candidato por Guipúzcoa insistió en la posibilidad de que los diputados elegidos por HB intervengan ocasionalmente en el Parlamento vasco, aunque se mostró convencido de que el cambio de marco jurídico-político, principal objetivo de la coalición, no se conseguirá con la participación en las instituciones, sino "aunando fuerzas" con otros partidos. "Estamos dispuestos", señaló, "a utilizar en algún momento determinado, en unión de otras fuerzas, el Parlamento de Gasteiz para que pueda servir como termómetro, igual que puede servir como termómetro una manifestación callejera con las mismas fuerzas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de noviembre de 1986