Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA JORNADA DE LIGA DEL SÁBADO

Magdaleno, artífice con tres goles de la victoria del Mallorca

PATRICIO CANDIAEl Mallorca se impuso por goleada y casi sin resistencia en el primer duelo insular del fútbol de la Primera División al derrotar por 4-0 a Las Palmas. Todo el protagonismo del encuentro lo acapararon Tronquete Magdaleno, autor de tres goles, y Orejuela e Higuera, que le allanaron el camino hacia la portería de Pérez.

Con su actuación de ayer, Magdaleno ha puesto en un brete al entrenador del equipo balear, Lorenzo Serra, que está prescindiendo del ex sevillista y ex castillista cada vez que el Mallorca cruza el charco. Serra Ferrer tendrá que buscar argumentos más convincentes para explicar a la afición el porqué prescinde de Magdaleno, que ayer demostró con goles que tiene un puesto fijo en el conjunto. Se trata de un jugador de escasa técnica, pero buen rematador, lo que se demuestra por los nueve goles que suma ya.

El Mallorca salió con precauciones ante Las Palmas, pues los informes que tenía el cuadro técnico mallorquín daban cuenta de la peligrosidad de los canarios, que habían logrado empatar en terrenos de juego tan dificiles como el Santiago Bernabéu y el Vicente Calderón.

Las dudas quedaron despejadas muy pronto gracias a los goles de Magdaleno, que marcó tres en los primeros 45 minutos, y a una debilidad sorprendente en Las Palmas. Los pupilos del húngaro Kovacs justificaron las razones de su reciente eliminación de la Copa de Rey a manos del equipo de aficionados del Real Madrid, que milita en la Tercera División, circunstancia que aprovechó bien el Mallorca para sentenciar el encuentro con toda comodidad.

Las Palmas llegó al Lluís Sitjar con la intención de mantener el 0-0 y de olvidar su eliminación de la Copa. El Mallorca, sin embargo, encontró a los dos minutos la fórmula ideal para acabar con cualquier cerrojo. El primer gol de Magdaleno acabó con los planes conservadores de los canarios, que, si bien no se lanzaron al ataque desesperadamente, sí abrieron sus líneas. De esta forma, el Mallorca pudo brindar una buena victoria a su afición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 1986