Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis de los ocho consejeros de Castilla y León se oponen al nombramiento de Nalda

La candidatura de José Constantino Nalda, que deberá ser ratiricada mañana, lunes, por la comisión federal de listas del PSOE, como aspirante del Partido Socialista de Castilla y León (PSCL-PSOE) para sustitutir al dimisionario Demetrio Madrid al frente de la Junta, puede abrir una crisis en el seno del Gobierno autónomo, ya que seis de los ocho consejeros presentaron un escrito, avalado por sus firmas y por la del portavoz del Ejecutivo regional, en el que advertían que, de prosperar el nombre de Nalda, "era imposible la continuidad del Gobierno".

El espíritu del documento, según sus firmantes -todos menos Javier Paniagua, titular de Economía, y el propio Nalda, que lo es de Presidencia y Administración Territorial-, no era plantear una rebelión a la gallega ni respondía a una maniobra de "consejeros deseosos de conservar sus puestos". En el texto se hacían apeliaciones a una actitud de "responsabilidad ante la región", dada la existencia de discrepancias de fondo profundas con la figura y la política del consejero de Presidencia. Dos de los firmantes del documento, los titulares de las carteras de Industria y Obras Públicas, no son militantes del PSOE. Paralelamente, la mayor parte de los altos cargos de estas seis consejerías habrían firmado también escritos manifestando su intención de cesar en la Administración regional. Esta actitud, según fuentes cercanas a los críticos, sería también adoptada por la mayor parte de los delegados territoriales.La contestación a la figura de José Constantino Nalda como sustituto de Demetrio Madrid hizo que la sesión de la ejecutiva regional del PSOE, que en principio se preveía de trámite, se prolongase durante alrededor de siete horas. La mayor parte de sus miembros se negó a considerar la presión de los seis consejeros, pero la ratificación del candidato ante los órganos federales del partido quedó pospuesta para el lunes.

Según fuentes cercanas a la Ejecutiva del PSCL-PSOE, se consideraron en la reunión tres candidatos poisibles: Juan Antonio Lorenzo, José Constantino Nalda y Jesús Quijano, actual portavoz del Grupo Socialista en las Cortes regionales. Este último fue el que obtuvo en principio mayor consenso. Pero en el debate se introdujo la consideración de si el sustituto del dimisionario Demetrio Madrid debería ser sólo un presidente para unos meses o si, por el contrario, debería apostarse por una figura que fuera a encabezar la lista socialista para las próximas elecciones regionales.

Laborda, candidato electoral

Según diversos testimonios, Juan José Laborda, secretario general del PSCL-PSOE, defendió la primera alternativa y apuntó que en todo caso el secretario general del partido, es decir, él mismo, debería ser el candidato en la próxima confrontación electoral, lo que hizo que tornara consistencia la candidatura de José Constantino Nalda.La crisis, sin embargo, resulta difícilmente evitable a nivel de Gobierno, aunque parece que en el seno del partido el tema se da por solventado. Juan Colino, secretario del PSOE de Valladolid, declaraba ayer a este periódico: "Una vez, cerrada la batalla respaldamos a Nalda con todas las consecuencias". Por su parte, el propio José Constantino Nalda manifestó desconocer el veto de los consejeros hacia su candidatura como sucesor de Demetrio Madrid.

En todo caso, no dudó en calificar la actitud como "precipitada". "Si es que se ha producido, ya que todos los que éramos altos cargos estamos en funciones desde el momento en que el presidente ha dimitido". Nalda, que ha defendido reiteradamente la necesidad de una continuidad en la tarea de Gobierno para estos meses que restan de legislatura, matizó: "No se trata de la continuidad de las personas, sino del programa, y ésa, si se me ratifica como candidato, estoy dispuesto a garantizarla".

José Constantino Nalda nació en Valladolid el 5 de agosto de 1944, está casado y tiene una hija. Está afiliado al PSOE desde 1975.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de noviembre de 1986