Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres comisarios europeos abogan por la necesidad de poner fin al proteccionismo

Tres comisarios europeos -De Clerq, Marín y Matutes- coincidieron ayer en Madrid en la necesidad de poner freno a las crecientes presiones proteccionistas que se vienen observando en los últimos meses en el escenario internacional durante su intervención en las primeras jornadas organizadas sobre este tema por el Círculo de Empresarios, y a las que asisten presidentes de compañías y hombres de negocios asociados a las principales instituciones empresariales privadas del mundo. Los Reyes de España asistieron ayer a la sesión oficial de inauguración de las jornadas.

Willy de Clerq, responsable comunitario de las relaciones exteriores y de la política comercial, se mostró optimista sobre los resultados obtenidos en la última reunión del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT), celebrada en Punta del Este (Uruguay). "Si el proteccionismo ha sido la principal víctima de Punta del Este, el GATT ha sido el principal triunfador", señaló.La opinión corripartida por la mayoría de los participantes en estas jornadas sobre la necesidad de potenciar el papel de este organismo, en el que se dilucidan las principales fricciones del comercio internacional, fue compartida asimismo por el comisario De Clerq.

Entre los asuntos pendientes con los que es necesario enfrentarse a corto plazo se encuentran el tratamiento que deben tener en este marco multilateral los servicios -que suponen casi las dos terceras partes del producto interior bruto de los países más industrializados-, los subsidios a la agricultura, y lo que calificó como medidas de zona gris, es decir, posiciones que, por su propia idiosincrasia, actúan como un freno proteccionista.

Crear empleo

La intervención del vicepresidente de la Comisión y encargado de asuntos sociales y empleo, Manuel Marín, se centró más en las posibilidades de potenciar el crecimiento y, sobre todo, de crear puestos de trabajo. A pesar de algunos hechos favorables -dólar más barato, menor coste del petróleo-, no se han resuelto todavía los grandes problemas económicos, señaló. Todavía subsiten obstáculos e incertidumbre, que obligan, en opinión de Marín, a que la Comunidad deba ser prudente. La estrategia comunitaria debe centrarse en recortar significativa y duraderamente el paro de la CE -16 millones de desempleados, el 12%. de la población activa-, que debería pasar, según el objetivo de la Comisión, al 8% en 1990, con un crecimiento del 3,5% del PIB.La creación de nuevas empresas pequeñas y medianas -una de las últimas propuestas concretas de la Comisión-, la formación profesional adaptada a los tiempos actuales y la aplicación de nuevas tecnologías, son algunas de las vías que deben pernútir el logro de esos objetivos.

Por último, dentro del almuerzo de honor ofrecido a los tres comisarios, Abel Matutes, responsable de pequeñas y medianas empresas y de ingeniería financieral destacó la progresiva inutación que se está produciendo al reducirse en muchos países los aranceles de importación, para ser sustituidos por otros mecanismos interiores que producen el mismo efecto proteccionista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de octubre de 1986

Más información

  • Los Reyes inauguraron las jornadas organizadas por el Círculo de Empresarios