Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Max Frankel

Nuevo director de 'The New York Times', el coloso de la Prensa norteamericana

Max Frankel, un periodista de 56 años con fama de liberal, paciente y justo, ya está dirigiendo el acorazado del periodismo norteamericano, The New York Times, y en su primera nota a la Redacción, dividida por el estilo autoritario, aunque brillante, que caracterizó a su antecesor, Abe Rosenthal, ha afirmado: "Aquí no cabe el favoritismo, y todo lo demás es bien venido, sobre todo el buen humor".

El propietario de la biblia del periodismo de Estados Unidos, Arthur Ochs Sulzberger, que decidió hace 11 días el cambio de guardia, también ha insistido en que quiere que se vuelva a la época en la que "era divertido trabajar" en el Times. En unos días, el ambiente dentro del periódico, que al final de la era de centralismo democrático de Rosenthal algunos compararon con la última época de Stalin, se ha relajado. El nuevo director tiene fama de "paciente, abierto intelectual y justo". Max Frankel visitó la redacción de EL PAÍS en Madrid en 1985.Durante 35 años en el Times Frankel ha hecho de todo, desde cubrir, en 1956, el levantamiento de Budapest hasta, recientemente, dirigir la página editorial. No tiene el fuerte temperamento de Rosenthal, es más relajado y producirá un mejor ambiente en la Redacción, dijo a EL PAÍS un periodista que ocupa un puesto de responsabilidad en el diario, situado en la calle 43 Oeste de Manhattan. Frankel, refugiado del nazismo, nació en Gera (Alemania) en 1930; ya lleva una semana presidiendo las reuniones donde se deciden los temas que van en la primera página.

Una de sus primeras actuaciones ha sido destacar en primera las finales de la liga de béisbol, que enfrentan a los Mets de Nueva York con los Red Sox de Boston, por entender que tienen connotaciones que van más allá de lo deportivo. Esta decisión ha provocado cierta sorpresa en la vieja guardia.

Frankel, que está casado con una mujer de 30 años, Tobia, y tiene tres hijos, lleva 10 años en el sector de opinión del periódico, pero su experiencia en la redacción es notable. Comenzó como editor (reescribiendo las historias de los demás y rehaciendo noticias de agencia). En esta oscura posición se hizo famoso entre sus compañeros por su labor profesional la noche del hundimiento del Andrea Doria.

Fue enviado a Viena y cubrió los levantamientos de Polonia y Hungría. Con 27 años era corresponsal en Moscú. Desde Washington cubrió para el Times, el único diario en su vida profesional, el Departamento de Estado, la Casa Blanca y la CIA. Se le recuerda de esa época como un director "muy humano", aunque The Washington Post fue por delante en la historia del Watergate.

En 1973 obtuvo un Premio Pulitzer por su información sobre el viaje de Richard Nixon a China en 1972. Un año después pasó a dirigir el periódico del domingo y, en 1977, la página editorial. Desde este puesto ayudó a Rosenthal a moderar el tradicional liberalismo del Times, pero no tiene un perfil tan conservador como su antecesor. De Frankel, que se inició en el Times en 1951 cubriendo el campus de la Universidad neoyorquina de Columbia, se espera que delegue más, a diferencia de Rosenthal, que controlaba con mano de hierro todas las secciones del periódico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de octubre de 1986