GRUPO PAR

El Barcelona estuvo irregular ante el Clesa

Aunque la lógica se imponga normalmente, en ocasiones los caminos que escoge para demostrar su verdad son dificiles, de comprender. El Barcelona ganó al Clesa por una diferencia lógica, pero el desarrollo del partido fue extraño. Al principio, parecía un encuentro animado, normal; después fue muy malo durante muchos minutos, pero, al final, el Palau Blaugrana vibró con el baloncesto-espectáculo que espera de una plantilla tan potente como la que posee su equipo.El partido fue regular, muy malo y muy bueno. Aito Grarcía Reneses parece tener establecidos unos tiempos exactos de juego para cada jugador como medida para evitar los problemas de protagonismo. Solozábal volvió a jugar la primera parte completa y Costa la segunda. Epi continúa repartiéndose la mitad de cada período con Simpson. Sibilio tiene más posibilidades, de momento, y sólo es sustituido cuando se juega con tres hombres altos. Todos estos cálculos, casi matemáticos, se acabarán cuando el pastel tenga dos nuevos comensales, Bryant y Trumbo.

El Clesa empezó mal y sólo Velasco parecía centrado. El Barcelona jugó a buen ritmo los primeros diez minutos y alcanzó una confortable ventaja de 16 puntos (35-19). Entonces quedó resuelta la duda que los seguidores barcelonistas tienen en cada partido que su equipo juega en casa. El encuentro había sido dado por sentenciado por sus jugadores.

Precisamente, cuando Velasco era sustituido, por tener tres faltas personales, dos viejos conocidos de la casa, Howard y Starks, tomaron el mando de su equipo y fueron reduciendo las diferencias: 50-44, en el descanso, y 54-50, al poco de la reanudación. El Barcelona llegó a desperdiciar en este lapso hasta 11 tiros libres. Pero, cuando el aficionado ya empezaba a estar desorientado sobre la actuación de su equipo, el Barcelona volvió a pensar en el partido y fue un vendaval. Los jugadores entraban por todos los lados, los contraataques eran tan espectaculares que el público se levantaba de sus asientos y entonces fue cuando se alcanzó la máxima ventaja:9769.

La valoración global del partido no revela la realidad de este Barcelona. Aito insiste en que pueden llegar a ser un gran equipo, "pero todavía no lo es". El optimismo de principio de temporada parece ligeramente frenado. Falta continuidad en el juego barcelonista.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS