Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Rafael Pérez Rivas,

alcalde de la localidad navarra de Burlada, que sufrió impasible una lluvia de huevos podridos y tomates cuando se disponía a lanzar el cohete inaugural de las fiestas de su pueblo, ha multado con 5.000 pesetas a los concejales Florián Ginés, Daniel Dallo y Agustín Beloquí por lanzar fuegos artificiales sin permiso municipal. La pirotecnia parece haberse convertido en un entretenimiento maldito para las autoridades municipales de dicha localidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de agosto de 1986