Huelga en Antracitas de Fabero en protesta por las deudas salariales

La totalidad de los mineros de Antracitas de Fabero han secundado, las dos primeras jornadas de huelga convocadas por los sindicatos mayoritarios CC OO y UGT, en protesta por la deuda salarial que mantiene la empresa con los 555 trabajadores y que asciende a cerca de 45 millones de pesetas. A pesar de que la convocatoria de la huelga, que se extiende a los miércoles y jueves de este mes y el próximo, se dio a conocer la pasada semana, trabajadores y empresa no han mantenido todavía ningún tipo de negociación encaminadaa impedir la medida de presión. La primera reunion entre ambas partes ha quedado fijada para mañana sábado.La empresa minera elabora en estos momentos un plan de viabilidad que será presentado a los trabajadores posiblemente: a mediados del mes de septiembre, donde "no se contempla la rescisión de ningún puesto de trabajo", según Mariano Esteban, director ingeniero de la mina, extremo éste cuestionado por los trabajadores.

Los sindicatos CC OO y UGT no han descartado llevar a cabo acciones de mayor dureza paralelas a la huelga "si la Adininistración no toma cartas en el asunto". El pasado día 14, la empresa abonó el 50% del salario del mes de junio y dejó pendiente el pago del 75% de los jornales de julio, argumentando falta de liquidez.

Por otra parte, 180 trabajadores de un total de 335, de Combustibles de Fabero, que reanudaron la actividad laboral en los grupos Maurín y Río el pasado día 12, según el plan de viabilidad, tras mantener una huelga indefinida desde el día 2 de julio por reivindicaciones similares, han realizado un paro de 24 horas por el retraso en el pago de aproximadamente 15 millones de pesetas, correspondientes a las diferencias económicas refle adas en la revisión de los convenios de 1985 y 1986. Una vez solventada esta situación, los iráneros de Combustibles de Fabero volvieron al trabajo en la tarde de ayer, según fuentes de la empresa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS