Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MUNDIALES DE NATACIÓN, SALTOS Y WATERPOLO

Louganis volvió a ser el mejor en la final de trampolín

Los saltadores chinos demostraron en la final de trampolín que su técnica aventaja ya a las otras occidentales. Su superioridad habría sido tan evidente en hombres como lo fue en mujeres, de no ser porque aún queda un saltador estadounidense, Gregory Louganis, que, a sus 26 años, lleva cosechando triunfos desde 1976 prácticamente sin interrupción. En, la final de ayer Louganis volvió a ganar la medalla de oro, esta vez con cinco notas de 10.

El chino Liarigde Tan tendrá que esperar una nueva ocasión para derrotar al actual rey del trampolín, Louganis. Tan logró la plata en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 84, detrás de Louganis, y en Madrid no ha podido desquitarse.Louganis no admite comparación por el momento. Ayer, con 750,06 puntos, cinco calificaciones máximas de 10 y la plasticidad y belleza que caracterizan a sus movimientos, el estadounidense se hizo con el oro del trampolín masculino y demostró con claridad que sigue siendo el mejor desde los tres metros.

Louganis es a los saltos lo que el francés Jacques Anquetil al ciclismo o el alemán occidental Franz Beckenbauer al fútbol: la elegancia hecha deportista. Los detractores del estilo chino dicen que es puro gimnasio y cama elástica. Para ellos, el estadounidense es un clásico. En Madrid lo demostró en la primera ocasión que tuvo. Liarigde Tan realizó un concurso formidable, muy regular y competitivo. El otro chino, Hongping Li, que partía con intenciones de luchar por el título, cayó mal en el cuarto salto y pasó al último puesto; luego consiguió remontar de nuevo hasta la tercera posición.

Pero, aunque los saltadores chinos escucharon aplausos unánimes del público en sus diferentes intervenciones, difícilmente olvidarán la exclamación de asombro con que fue recibido el undécimo salto de Louganis: una doble pirueta con mortal, calificada con un coeficiente de dificultad de 3,5 -el mayor de la final-, que riecibió de los jueces la puntuación más alta de la jornada (93,06) y sentenció.

Los occidentales tendrán que pisar el acelerador. Lo que se ha dado en llamar el gran salto chino' amenaza con desalojar de los podios a cualquier atleta que no venga de aquel país. Horigping Li y Liarigde Tan demostraron en Los Ángeles 84, cuando fueron segundo y cuarto, hasta dónde están dispuestos a llegar. Ambos se llevan ya una medalla de los Mundiales de Madrid. Y en mujeres China ya ha demostrado que domina ampliamente. Por el momento, a Occidente sólo le queda Louganis.

Clasificación: 1º Greg Louganis (EE UU), 750,06 puntos. 2º Liarigde Tan, 692,28. 3º Hongping Li, 642,06.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de agosto de 1986

Más información

  • La técnica de China, en camino de revolucionar los saltos