Más de 20 muertos por la explosión de un coche bomba en Beirut oeste

Un coche bomba hizo explosión al mediodía de ayer en la calle de Afif Atibi, en Beirut Oeste, en abierto desafio al plan de seguridad para la ciudad y sus suburbios patrocinado por Siria. El atentado, el tercero de este tipo que se produce en la capital libanesa en las dos últimas semanas, causó un número de muertos situado, según las diversas fuentes, entre 20 y 25, e hirió gravemente a más de 80 personas. El explosivo, unos 50 kflos de una sustancia aún desconocida, estaba colocado, al parecer, en la parte delantera de un turismo marca BMW estacionado a la entrada de un garaje de un edificio de ocho pisos y al lado de una boutique.

La calle donde se produjo el atentado está abarrotada de comercios, oficinas y consultorios médicos, y pertenece al barrio de Tarik Jedide, donde son mayoritarios los musulmanes de confesión suní.Lo singular del atentado de ayer -reivindicado por unas denominadas Células de Liberación Revolucionarias-Resistencia Contra el Imperialismo Sirío- es que es el primero que se produce en un área controlada directamente por los soldados de elite del Ejército sirio que velan por la aplicación del plan de seguridad para el sector musulmán de la capital libanesa. Todos los observadores políticos beirutíes interpretan la acción terrorista de la calle de Afif Atibi como una provocación directa a los propósitos sirios de pacificar la ciudad más turbulenta del mundo.

La explosión provocó graves incendios en los tres edificios más próximos al lugar donde estaba aparcado el coche bomba y destruyó una veintena de vehículos. En las horas que siguieron se desarrollaron las clásicas escenas de confusión libanesa, con milicianos que disparaban al aire para abrir paso a ambulancias y bomberos. Pero para subrayar la novedad del acontecimiento, entre las fuerzas de socorro destacaba la presencia de una docena larga de soldados sirios, aparatosamente armados.

Es la tercera vez en las dos últimas semanas que se produce un atentado con coche bomba en Beirut. El pasado 28 de julio, más de 30 personas perdieron la vida de inmediato en una acción terrorista de este tipo en el lado este o cristiano de la ciudad. Al día siguiente le tocó el turno al sector oeste o musulmán, con un primer resultado de 24 personas que perecieron en el acto.

El atentado de ayer se produce en un momento caracterizado por tres fenómenos: la voluntad de Damasco de que su pacificación sea efectiva, el cierre absoluto de los pasos que a través de la línea verde comunican ambos sectores de la capital libanesa y el rechazo de los líderes musulmanes a la última oferta de diálogo del presidente cristiano Amin Gemayel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de agosto de 1986.

Lo más visto en...

Top 50