Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alianza Popular anuncia la ruptura de los pactos políticos y electorales con el PDP de Óscar Alzaga

El Comité Ejecutivo nacional de Alianza Popular (AP) acordó ayer, por unanimidad, según manifestó públicamente el secretario general del partido, Jorge Verstrynge, considerar a AP "liberada de todo compromiso, futuro, político y electoral, con el Partido Demócrata Popular (PDP)" por interpretar que la decisión del PDP de integrar a sus diputados y senadores en los respectivos grupos mixtos de las dos Cámaras, tras haber sido elegidos en las candidaturas de Coalición Popular, constituye un grave incumplimiento del pacto electoral firmado en 1.985 y una ruptura de la necesaria "confianza" entre ambos partidos políticos.

La dirección de AP expresó en un comunicado difundido al término de la reunión que celebró ayer por la tarde su "libertad para concertar nuevos pactos políticos, en condiciones justas, con fuerzas, o grupos políticos que merezcan confianza en cuanto a su cumplimiento".Dicha reflexión revela el propósito de establecer acuerdos electorales, -al menos, con el Partido Liberal (PL) ante las elecciones municipales y autonómicas del año que viene, así como la presunción de que dichos acuerdos tendrán la mayor flexibilidad y previsiblemente serán negociados no de forma centralizada como lo fueron ante los comicios legislativos, sino en cada comunidad autónoma, teniendo en cuenta la auténtica representatividad de cada uno de los dos partidos en los 8.000 municipios españoles.

El comité ejecutivo de Alianza Popular resaltó no sólo el, a su juicio, "grave incumplimiento" del pacto electoral con el PDP "suscrito ante notario el 2 de octubre de 1985 para la legislatura 1986-1.990", sino que públicamente manifestó que la escisión democristiana pudo "haber sido preparada con antelación".

Tantos escaños como el PRD

En una conferencia de prensa celebrada tras la reunión del comité ejecutivo de AP, Jorge Verstryrige admitió incluso la interpretación de que el PDP compartió la Coalición Popular con AP para obtener los 21 diputados y 11 senadores con que cuenta en el Parlamento gracias a la colocación que tuvieron en las listas electorales y no se recató de aventurar públicamente que, en caso de haber acudido en solitario, el PDP "habría conseguido los mismos escaños que el PRD", es decir, ninguno.El comunicado aprobado por el ejecutivo de AP resaltó la "exquisita prudencia" que, a juicio de este órgano aliancista, ha mantenido el partido ante las decisiones de sus socios democristianos, que, a la vez, hace contrastar con "un comportamiento insolidario [del PDP] con los deseos de millones de españoles".

La dirección de AP recuerda asimismo su oferta al PDP de una mayor autonomía parlamentaria -"con mayor independencia y mejores dotaciones técnicas"- y resalta que dicho ofrecimiento escrito "no fue ni valorado ni contestado por el PDP, y sí aceptado por los otros tres partidos que siguen integrando, con AP, Coalición Popular".

Los dirigentes aliancistas, no obstante, expresaron su voluntad de mantener los acuerdos de 1983 para mantener los Gobiernos de la Coalición Popular en Galicia, Cantabria y Baleares, así como los órganos decisorios que controla la coalición en diputaciones provinciales y ayuntamientos. No obstante, el acuerdo tomado por el comité ejecutivo reprueba públicamente el comportamiento de los parlamentarios regionales del PDP en Cantabria, que, con su ausencia en una votación decisiva, facilitaron que fuese designado senador por la comunidad autónoma un socialista.

Sin embargo, un asistente a la reunión del comité ejecutivo comentó a este periódico que, en general, las intervenciones respecto a la automarginación del PDP fueron menos ásperas que lo que refleja el comunicado y que habían estado más dirigidas a lamentar el apartamento del PDP que a descartar cualquier colaboración en el futuro, no excluida según la fuente informante.

Por otra parte, un portavoz del PDP lamentó que "lo que en el fondo no es más que una discrepancia respecto a la forma de ejercer la oposición se eleve a la categoría de ruptura formal de unos pactos, con imputaciones como las que se nos hacen". Asimismo, expresó el deseo del PDP de restablecer unos cauces de diálogo, del tipo que sea, en aras de la eficacia parlamentaria de la oposición.

Por su parte, el consejo político del Partido Liberal destacó ayer "la serena actitud demostrada por Manuel Fraga" en el proceso de escisión del PDP y expresó su disposición a mantener sus compromisos con AP en el seno de la coalición. El consejo político consideró asimismo prioritaria la preparación de las elecciones municipales y autonómicas de 1987.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de julio de 1986

Más información

  • Se mantendrán los acuerdos en los Gobiernos de Galicia, Cantabria y Baleares