OPEN BRITÁNICO DE GOLF

Ballesteros, lejos de la cabeza tras el segundo recorrido

La segunda jornada del Open Británico de Golf estuvo a punto de consumar ayer la tragedia iniciada el jueves por el fuerte viento que sopló sobre el campo escocés de Turnberry. Severiano Ballesteros, Jack Nicklaus, Lee Treviño y Sandy Lyle, cuatro campeones de este torneo, se salvaron de la eliminación por un golpe. Ayer, el australiano Greg Norman igualó el récord del campo con 63 golpes, 7 bajo par, que le situaron en cabeza del campeonato con un total de 137, tres bajo par. El torneo acabó ayer para 80 jugadores entre los cuales se encontraban los ex campeones del Open Bill Rogers y Johnny Miller, y los españoles José Rivero y Antonio Garrido. José María Cañizares, a siete golpes del líder, es el mejor español clasificado.

Para Ballesteros hubiese significado su segunda eliminación en un Open Británico en 11 participaciones. La primera y única sucedió en 1975, precisamente en su debú. Entonces Severiano era una promesa y jugaba como tal. Ayer, sin embargo, sin el viento que le molestara, Ballesteros jugó su peor jornada en el Open. Sus 75 golpes reflejaron la desconcentración total que tuvo en la primera vuelta, que había comenzado con un birdie (menos uno), que presagiaba un buen día para el cántabro.Ballesteros parece acusar últimamente en los grandes torneos exceso de responsabilidad, de presión y de deseos de ganar. Esta es la única razón posible que se encuentra al buscar una explicación al cambio de juego de la noche a la mañana. Severiano ha pasado de ganar cuatro torneos consecutivos en Europa y evidenciar una gran forma, a alejarse de los puestos de cabeza.

Bien cierto es que los campeones tienen derecho a perder y que pueden jugar mal. Seve es el ejemplo más cercano. "Ha sido un día muy malo y no he jugado bien. No me salió nada. No he estado bien con los drivers, ni con los hierros, ni con el putt", reconoció el español al final de la jornada. Su actuación se resumió en dos birdie en los hoyos 1 y 17; y una serie de bogey en el 3, 5, 7, 8 y 10, más un doble bogey en el 4. Cuando vio que las cosas se le ponían difíciles para pasar el corte eliminatorio se centró más y jugó mejor. Entonces le falló el putt.

Sin embargo, toda su calidad de campeón y su sufrimiento por intentar estar entre los 70 jugadores que disputarán las dos últimas jornadas del Open quedaron reflejadas en su cara de circunstancias y, sobre todo, en un golpe. Fue a la salida del hoyo 18, donde ya Seve sabía que tenía 11 golpes de más y que podía quedar eliminado. Agarró su driver y golpeó la bola con todas sus fuerzas enviándola a más de 320 metros, dejándola sólo a 80 metros del hoyo. Desde allí tiró a embocarla pero esta vez no lo consiguió. Y por último el golpe dentro del green se salió del hoyo cuando merecía haber entrado. "El campeonato todavía no ha acabado", decía un optimista Ballesteros. "Se acaba el domingo y no el viernes".

Fase decisiva

Después del susto de las dos primeras jornadas, el Open británico entra ahora en su fase decisiva. Greg Norman, de 31 años, demostró ayer porqué es en estos momentos el líder de ganancias en el circuito estadounidense. Norman realizó un recorrido récord de 63 golpes, igualando la marca conseguida por Mark Hayes en 1977. El tiburón blanco, como se le conoce en el mundo del golf, lleva varios años buscando la consagración en un gran campeonato. Su liderazgo de ayer en el Open británico no es el primero que consigue esta temporada en un gran torneo. Fue segundo en el Masters tras ir en cabeza el tercer día y salió de líder en la última jornada del Open de Estados Unidos, donde acabó decimosegundo.Norman alcanzó el primer puesto gracias a ocho birdies, un eagle (menos dos) y tres bogey, todo un éxito en un campo, que parecía imbatible. Si el primer día el viento permitió que sólo un jugador acabase con 70 golpes, ayer fueron varios los que bajaron del par del campo. Uno de ellos fue José María Olazábal, que después de acabar con 69 golpes recibió un cuenco de plata por sus éxitos como jugador aficionado.

El mejor español es José María Cañizares, que con sus 68 golpes de ayer se colocó entre los 10 primeros del torneo.

Clasificación: 1º Norman, 137 (74+63). Gordon Brand, 139 (71+68). 3º Nakajima, 141 (74 + 67). Faldo., 141 (71+70). Langer, 142 (72+70). Woosnam, 144 (70+74). Caflizares, 144 (76+68). Olazábal, 147 (78+69). Piñero, 149 (78+71). Ballesteros, 151 (76+75).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción