Moscoso advierte que se revisarán las cuotas de producción de la televisión privada

ENVIADO ESPECIAL, Javier Moscoso, ministro de la Presidencia en funciones, admitió ayer en Santander la posibilidad de modificar las cuotas de producciones propias asignadas inicialmente a las futuras cadenas privadas de televisión, y agregó que Alianza Popular sigue siendo el principal interlocutor de la oposición en las negociaciones encaminadas a su establecimiento, después de las elecciones legislativas del 22 de junio.

El proyecto de ley sobre televisiones privadas, aprobado en Consejo de Ministros el pasado 4 de abril, y que no llegó a ser remitido al Parlamento, fijaba en su artículo once que "el 40% de la programación emitida deberá ser de producción propia del respectivo titular de la concesión".

A juicio de Javier Moscoso, los resultados electorales no han alterado sustancialmente el marco de la oposición parlamentaria, por lo cual "el problema esencial sigue siendo la negociación con Alianza Popular", señaló. Del mismo modo, el ministro en funciones subrayó que los ejes de esta negociación -"régimen de concesiones, exigencia de cobertura nacional y cuotas de producción nacional propia"- serán los mismos, si bien admitió la posibilidad de nuevas interpretaciones" sobre el volumen de estas cuotas.

Moscoso, que tenía previsto desarrollar ayer en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo una ponencia sobre la reforma administrativa en el Estado de las autonomías, afirmó que el Gobierno ha mostrado una "voluntad inequívoca en resolver la privatización de la televisión durante la legislatura entrante", y señaló que la puesta en marcha de las nuevas cadenas de televisión dependerá de "la profesionalidad de los futuros concesionarios". Se mostró contrario a la promulgación de una nueva ley de información, y resaltó su deseo de que las mismas exigencias de independencia que se formulan a los medios de información públicos se extiendan a los privados.

Reforma administrativa

En cuanto a la reforma administrativa y a la tarea desplegada por su departamento en la primera legislatura socialista, Javier Moscoso afirmó que durante el período anterior se había producido en España "el primer golpe serio contra el corporativismo de los últimos 100 años". Moscoso indicó que durante este plazo la tarea principal de su ministerio fue la modificación de los hábitos "perezosos" vigentes en la Administración, y describió como logros la aplicación de la ley de incompatibilidades y la confección del registro general de personal de las administraciones públicas.Se refirió también al presumible descenso de la oferta de empleo público en la nueva legislatura, conforme a la política de saneamiento económico ya emprendida, y restó importancia a la exclusión dentro del programa electoral socialista de un apartado específico relativo al estatuto de la función pública, previsto en la Constitución y que convierte en provisional la mayor parte de la legislación administrativa hasta la promulgación de esta norma.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS