El Partizán pierde la Liga de Yugoslavia por no repetir su último partido

La presidencia de la Federación Yugoslava de Fútbol ha decidido retirarle al Partizán de Belgrado el título de campeón de Primera División. La Federación decidió anular los resultados de los nueve partidos jugados en la jornada final de la Liga, disputados el 14 de junio, por considerar que seis de ellos habían sido amañados. El Partizán se negó a volver a jugar el día 29, mientras que los demás clubes repitieron los partidos. El Estrella Roja, que sí jugó, es el nuevo campeón.

El famoso club belgradense respondió mandando a sus muchachos de vacaciones al mar Adriático. El día 29, el campo del Partizán estaba casi desierto, no obstante ser gratis la entrada. Los jugadores del Zeljecznicar, rival del campeonísimo, salieron puntualmente al centro del campo. El árbitro situó el balón, consultó su cronómetro, y unos segundos más tarde pitó el final de un partido que nunca existió. El Zeljecznicar recibió el regalo de una victoria por 3-0 sobre el equipo ausente. Por su parte, el Estrella Roja, segundo de la anterior clasificación, quedó campeón.

La medida ha levantado ampollas en una afición bastante asqueada por fundadas sospechas de corrupción, como proclama el presidente de la Federación, Slavko Sajber. "El pescado se limpia de la cabeza hacia abajo, pero hay que llegar hasta las últimas escamas de la cola", comenta el diario yugoslavo Sport, que pide que se llegue al fondo del pozo negro.

Primera medida

Sajber no tiene pruebas de las irregularidades que le movieron a impugnar los resultados de la última jornada de Liga. "Millones de yugoslavos son nuestros testigos" afirmó el hombre más discutido de Yugoslavia. En un país dividido en seis repúblicas federadas y en el que el fuero de la autogestión autonomiza hasta los municipios, ésta es la primera medida política de ámbito federal que ha impuesto el sector duro del país sobre las autonomías. La Prensa comenta que han prevalecido los maquiavélicos que aseguran que el fin del deporte justifica los medios. Políticos de mucho relieve, entre ellos el gran aficionado al deporte que es Stane Dolane, ex ministro del Interior, han dado cuerda a Sajber con sus declaraciones. Muchos discuten la maniobra de excepción emprendida por éste y sonríen ante la repetición de resultados también dudosos en el último encuentro. "Nada se dice de que la farsa se ha vuelto a repetir este domingo, porque lo que importa a Sajber es que no se han calcado los resultados", editorializaba un diario.Una comisión disciplinaria estudiará las responsabilidades adicionales del Partizán por su plantón, aunque se le permitirá jugar en la Copa de la UEFA.

En una agitada reunión, en la que la directiva del Partizán le dijo de todo a Slavko Saiber, fue denegada la protesta de dicho club belgradense de que se le restituyera el título de campeón. Varias delegaciones de equipos manifestaron su descontento con las medidas de excepción decretadas por Sajber. Se anunció que en octubre se iniciará el estudio a fondo de todas las irregularidades de que ha sido objeto el fútbol yugoslavo durante la última temporada.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS