Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEXICO 86

El marcaje a Maradona, máxima preocupación de la RFA

San Juan del Río

El tema central en la concentración de los futbolistas de la República Federal de Alemania, cuando faltaban 48 horas para la final del Mundial 86, era de qué forma podrán anular al divo argentino, Maradona. Los alemanes occidentales instalaron su sede desde el comienzo del torneo en un hotel construido sobre una mansión del siglo XVIII, a 200 kilómetros de la capital. Desde allí la selección de la RFA se ha desplazado a los diferentes lugares donde jugó sus partidos. Allí conviven periodistas y fútbolistas bajo el mismo techo, lo que ha provocado conflictos por las críticas de la Prensa al equipo.

El seleccionador, Franz Beckenbauer, declaró, después del pase a la final, que no excluye la posibilidad de dimitir tras el Mundial. Dice Beckenbauer que es necesario cambiar algunas cosas en el entorno de la selección y citó como ejemplo el trabajo con los medios de comunicación.Beckenbauer no tiene pelos en la lengua y dice que se siente decepcionado de la cooperación de la Prensa: "Yo me he sentido aquí a veces como uno contra 130. Añade que lo ocurrido durante el Mundial "fue, en parte, periodismo guarro"..

La expresión de Beckenbauer refleja el clima de tensiones vivido el último mes en torno a la selección de la RFA. Ahora, ante la perspectiva de la final, el ambiente está más relajado en la mansión de San Juan del Río. Al regreso de Guadalajara, tras la victoria por 2-0 contra Francia, hubo juerga hasta altas horas de la madrugada. Fue una mezcla de fiesta mexicana y carnaval alemán. Un grupo de futbolistas disfrazados cantó canciones carnavaleras alemanas como la que dice "un día así, tan maravilloso como hoy",, mientras que los mariachis ponían la nota de color local.

Un 'policía'

Pasada la fiesta, el tema que está en boca de todos es Maradona. En las primeras declaraciones de Beckenbauer, después de pasar a la final, ya se nombró a un policía, que estará encargado de hacer la vida imposible al pequeño monstruo argentino. Se trata del centrocampista del Bayern de Múnich y de la selección Lothar Mattthaeus, que tiene la misma edad que Maradona, 25 años. Todos se sienten animados a dar consejos a Beckenbauer sobre quién y cómo debe marcar a Maradona. El seleccionador de la RFA tiene la ventaja de haber escarmentado en cabeza ajena. Después del fracaso de Inglaterra y Bélgica, que se fueron con una pareja de goles marcados por Maradona, ha quedado claro que sólo un perro de presa futbolístico podría frenar al argentino en sus carreras hacia el gol.

El inglés Kevin Keegan, ex jugador del Hamburgo, recomienda a Beckenbauer emplear dos vigilantes para Maradona: uno, para marcar al hombre, y otro, dispuesto a entrar al argentino si se libra del primero. El portero belga del Bayern de Múnich, Jean Marie Pfaff, apuesta por la RFA para campeón y recomienda el mismo sistema de Keegan: marcar al hombre y un segundo marcador como freno de emergencia. Así, dice el portero que recibió dos goles del argentino en las semifinales, "Maradona no hará nada".

Beckenbauer cuenta con varias opciones personales para marcar a Maradona. El centrocampista del Hamburgo Rolff tiene a su favor que el pasado miércoles anuló completamente al francés Michel Platini. Briegel secó a Maradona en algún partido de la Liga italiana, pero el jugador a quien llaman la apisonadora del Palatinado no está en forma y ha perdido velocidad. A Rolff se le considera también poco rápido para el argentino.

Por eso, todo parece indicar que el Madriñán de Maradona será Matthaeus. Se recuerda en el cuartel general de la RFA que el centrocampista del Bayern ya pudo con Maradona en un partido amistoso jugado el 24 de marzo de 1982 en Buenos Aires y que acabó con empate a un gol. Matthaeus es tan rápido que algún compañero y los periodistas le han puesto el mote de Turbo. Además, juega muy duro, sin que se pueda decir que es un futbolista violento. Si llega a concretarse, el duelo Matthaeus-Maradona será la cuestión clave de la final del Mundial, que se disputará mañana en el estadio Azteca, de Ciudad de México.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 1986

Más información

  • El seleccionador alemán, Beckenbauer, mantiene una tensa relación con los periodistas de su país