Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEXICO 86

Valdano: "No hay que sentir vergüenza de que Maradona sea tan bueno"

A. R. ENVIADO ESPECIAL, El madridista Jorge Valdano espera inquieto la final contra la República Federal de Alemania: "Es un equipo que no ha enamorado, pero que tiene la fiabilidad de todo lo alemán". Cuando los periodistas le dicen que el conjunto de Argentina no es otra cosa que Maradona, contesta: "No tenemos la culpa, ni nos avergonzamos, de que Maradona sea bueno". Ha seguido con interés el papel de España, que alaba. "Llegué a sentir el temor de que venciera a Bélgica. Estaba creciendo mucho y ya era un peligro público".

Valdano no tiene ningún recato en admitir que una gran parte del éxito de Argentina se debe a Maradona. "Vienen los periodistas y nos preguntan que si nos avergüenza que sea Maradona el que lo hace casi todo. Y yo no puedo decir otra cosa sino que la culpa de que Maradona sea tan bueno no es nuestra, es exclusivamente suya, y que no hay que sentir vergüenza por ello. Realmente, es extraordinario. Tener a Maradona es tener un milagro que se repite en, cada partido. Nosotros complementamos, pero sabemos que todos los problemas de ataque los resuelve solo. Basta con darle la pelota y luego observar tres veces en televisión lo que hace para apreciarlo: con una pasadita rápida en el campo no acabas de entenderlo. Este Mundial le está consagrando. Para mí, se ha puesto al nivel de los dos grandes de la historia, Pelé y Di -Stéfano. Ya no son dos, sino tres...".Mantiene sus críticas a la organización y al sistema con que se ha desarrollado la Copa del Mundo: "Que tres de los cuatro semifinalistas pasaran en los desempates por penaltis supone un margen de azar demasiado grande. Y más, cuando al azar se sumó en dos casos una flagrante injusticia. España fue superior a Bélgica y Brasil estuvo por encima de Francia. Aparte, ha habido otros problemas, como el balón, que pierde algo de aire y hace su trayectoria un poco incontrolable; la hierba alta y los horarios de los partidos, que ya critiqué al principio. Y los arbitrajes. Gracias que a partir de los cuartos de final hicieron una selección mejor y la cosa ha cambiado algo, pero íbamos al desastre".

"Butragueño, muy solo"

Ha seguido a España con interés. "El equipo ha andado bien, aunque creo que a Butragueño lo dejaron muy solo. Estimo que Julio Salinas no es el mejor socio para él, aunque no quiero desmerecerlo como jugador. A pesar de todo, debió llegar más lejos. Seguí con atención el partido contra Bélgica. Empecé hinchando para España, pero en la prórroga me pasé a Bélgica. Aunque tengo muchos amigos jugando para España, no pude evitar pensar que nos tocaría con el ganador de ese partido. España habría sido dificilísima para nosotros. Ese equipo venía creciendo, tenía el respaldo de la moral que le daba la goleada sobre Dinamarca y, si llega a vencer a Bélgica, se habría convertido en un peligro público". "Un conjunto así, lanzado y con seis jugadores del Madrid acostumbrados durante el año a ganarlo todo, era capaz de cualquier cosa".

Lamenta el papel de Hugo: "No ha tenido suerte. Era muy difícil para él jugar en el equipo mexicano muy aislado. Ningún delantero podía jugar en esas condiciones. Y menos, con la tremenda presión que pesaba sobre el equipo y, particularmente, sobre él".

No ve tan claro que Argentina sea favorita: "La RFA tiene la fiabilidad de todo lo alemán, tanto si es un coche como una lavadora o un equipo de fútbol. Los alemanes hacen todo a conciencia".

Valdano no se veía campeón antes de ganar a Bélgica. Después, ya sí, acaricia el título, que considera el sueño de todo jugador de fútbol. Pero el sueño, como para todos los integrantes de la selección argentina, "aún no está cumplido". Y eso que llegar a la final, con las críticas durísimas que hubo para la selección de Bilardo antes del Mundial, ya ha sido muchísimo más de lo que esperaban los aficionados. Conviene recordar la mala gira efectuada por Europa.

Pero todo ha cambiado. Ya las cábalas se hacen en torno a los huecos que podrán dejar los alemanes al dedicarse dos o tres hombres con preferencia al marcaje de Maradona. En el campamento argentino, donde está de regreso Pasarella tras sus problemas estomacales, que le han impedido jugar el Mundial, se sueña con repetir el gran éxito de 1978, pero esta vez con el mérito añadido de hacerlo fuera de casa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 1986