GENTE

Olindo Ferrone,

juez de Nápoles, encargado de varias investigaciones sobre el terrorismo, ha pedido su traslado a otra ciudad y su adscripción a otras tareas, ya que se ha enamorado de Elisabetta Giove, terrorista "arrepentida", de 27 años. Ferrone conoció a la joven poco después de su detención, y ésta decidió colaborar con la Justicia. Después, fue condenada a dos años de cárcel, con libertad condicional, y en ese período se concretó la pasión entre ambos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de junio de 1986.