Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS RESULTADOS DE LAS ELECCIONESPAÍS VASCO

Sólo HB y EE ganaron votos

La nueva mayoría absoluta del PSOE -conseguida pese a una fuerte pérdida de votos respecto a los comicios de octubre de 1982-, la impotencia de Coalición Popular para aumentar su aceptación entre el electorado, el fracaso de la operación reformista de Miquel Roca y la sorprendente irrupción del CDS como tercer partido estatal constituyen las consecuencias más llamativas de las últimas elecciones. Los cambios en el mapa político del País Vasco, donde han crecido las opciones más radicales del nacionalismo, y el crecimiento de CiU en Cataluña suponen asimismo modificaciones sustanciales sobre la situación previa al 22 de junio.

Tres de los cinco partidos que cuentan con representación parlamentaria en la comunidad autónoma vasca perdieron votos el domingo y dos los ganaron. Herri Batasuna (HB) recogió 21.000 papeletas más que en 1982 y Euskadiko Ezkerra (EE) 7.000.Las pérdidas son muy considerables para el Partido Nacionalista Vasco (PNV), que sigue siendo la primera fuerza por número de votos, pero pierde en números redondos 85.000 sufragios en las tres provincias, y el Partido Socialista de Euskadi (PSE-PSOE), que ve disminuido su respaldo electoral en casi 65.000 papeletas. CP pierde más de 25.000 votos. Los misterios de la ley D'Hont han permitido que el PNV consiga un diputado menos que los socialistas, aunque haya ganado por 15.000 votos al PSE-PSOE.

La abstención creció 12 puntos respecto a las anteriores elecciones generales. En 1982 no se acercaron a las urnas 317.000 electores (20%). El domingo, más de 500.000 ciudadanos renunciaron a ejercer su derecho al voto (32%). El salto abstencionista amplía la importancia de los dos partidos que han mejorado sus posiciones. El ascenso de HB es homogéneo (9.000 votos en Vizcaya, la mitad en Guipúzcoa, y algo más de 1.500 en Álava), mientras que EE cede aproximadamente 1.500 votos en Guipúzcoa, sube en torno a 1.000 en Álava y 7.000 en Vizcaya. También es importante el tirón del CDS de Adolfo Suárez, que está lejos de conseguir escaño, pero que pasa de poco más de 21.000 votos (1,83%) en 1982 a 54.000 (5%) el pasado domingo.

Socialistas y nacionalistas pierden unos 7.000 votos en Álava. La sangría del PNV es mayor que la del PSE-PSOE en Vizcaya, donde los nacionalistas reciben 44.000 votos menos que en 1982, frente a 35.000 los socialistas, y en Guipúzcoa (27.000 frente a 21.000).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 1986