Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES, EL 22 DE JUNIO

Izquierda Unida y Coalición Popular presentaron sus listas en medio de fuertes tormentas internas

Los conflictos generados en Coalición Popular por las listas electorales continuaron ayer, día en que concluía el plazo legal de presentación de candidaturas: populares, Izquierda Unida y el Centro Democrático y Social se vieron obligados a agotar el plazo y presentar sus listas prácticamente en el último minuto. Las desavenencias surgidas en Coalición Popular en Andalucía, Valencia y Galicia se vieron ayer incrementadas por otras nuevas en Segovia, La Rioja y Toledo. En Izquierda Unida existe la amenaza de una escisión en el Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), de Ignacio Gallego.

Los miembros que integran el comité electoral provincial de Alianza Popular (AP) de Segovia presentaron su dimisión ante la dirección, del partido por discrepancias en la elaboración de las listas de la Coalición Popular por la provincia, informa Aurelio Martín. Uno de los motivos de disgusto es que los idos primeros candidatos en la lista al Congreso, Modesto Fraile y Carlos Gila, parlamentarios de la anterior legislatura, son del Partido Demócrata Popular (PDP), hecho que sólo se ha producido en la candidatura de la coalición en Segovia.En La Rioja, los candidatos de AP renunciaron a concurrir a las elecciones por estar en desacuerdo con la inclusión de la representante del PDP Pilar Salarrullana en el número dos de la lista al Congreso. En Valencia y Alicante se mantenían aún anoche las incógnitas sobre la inclusión o no de varios nombres en las respectivas candidaturas, mientras en Madrid los portavoces oficiales de AP aseguraban que solamente "problemas notariales" retrasaban la entrega de las listas a los medios informativos, entrega que fue anunciada el lunes por Manuel Fraga, presidente del partido.

El Centro Democrático y Social, partido que preside Adolfo Suárez, finalizó a media tarde de ayer sus listas electorales en un proceso nada cómodo ante la falta de candidatos. Cualificados militantes del CDS como Jaime García Añoveros, Enrique Sánchez de León, Rafael Calvo Ortega y Federico Mayor Zaragoza, no figuran en las candidaturas a petición propia, aunque sí participarán en la campaña. Eduardo Punset; de manera simbólica, ocupa el número 33 de la lista de Madrid. Calvo Ortega, Ignacio Camuñas y García Añoveros son los encargados de la coordinación del programa electoral.

"Desmoralización personal"

Adolfo Suárez encabeza la lista por Madrid, seguido de José Ramón Caso, Carlos Revilla, Miguel Martínez Cuadrado y Federico Ysart. Rosa Posada ocupa el número 22.Algunas de las cabeceras provinciales son: Agustín Rodríguez Sahagún por Avila, Alejandro Rebollo por Asturias, Antonio Fernández Teixido por Barcelona, Fernando Castedo por Sevilla, Joaquín Abril Martorell por Valencia, José María Riobó por La Coruña, Antonio Roch Montero por Baleares, y José Antonio Santos por Las Palmas. La edad medía de los candidatos del CDS es de 43 años con gran presencia de abogados, catedráticos, economistas e ingenieros. La "desmoralización personal" es la causa que ha llevado a relevantes hombres del CDS a negarse a encabezar candidaturas para las elecciones del 22 de junio, según análisis de un dirigente de ese partido.La financiación que el CDS necesita para esta campaña también pasa en estos momentos por ciertas dificultades ante la retracción de compromisos ya anunciados. "Compromisos que se habían contraído se están dilatando, bien por presiones o por la división de opiniones en los bancos; lo cierto es que ahora se muestran muy remisos", afirmó una fuente del CDS.

El secretario general del Partido Comunista de los Pueblos de España (PCPE), Ignacio Gallego, firmó ayer el acuerdo sobre las candidaturas de Izquierda Unida en el conjunto de España, si bien el comité regional de su partido en Madrid se desvinculó de dicho pacto, por lo que en la lista de esa coalición para el Congreso de los diputados en Madrid no figurará ningún miembro del PCPE. Esta decisión contradice el acuerdo nacional tomado el pasado sábado -con sólo cinco votos en contra- por el comité central de este partido y abre una crisis cuyo desenlace dependerá de los resialtados de las elecciones.

El secretario regional de Madrid del PCPE, José Antonio Moral Santín, aseguró ayer que su organización no sólo no trabajará en apoyo de las candidaturas electorales de Izquierda Unida en Madrid, sino que defenderá su concepción de unidad de la izquierida, "en la que no estamos dispuestos", afirmó, "a que se excluya a la Mesa para la Unidad de los Comunistas", que preside Santiago Carrillo". Moral Santín calificó de "opereta" la versión madrileña de Izquierda Unida.

Por otra parte, la Federación Progresista del País Valenciano decidió ayer abandonar las candidaturas de Izquierda Unida (IU) y renunciar a la presencia de suis militantes en las listas electorales, por lo que se mantendrán al márgen de la campaña electoral, informa Miguel Ángel Villena. Algo semejante ocurrió en Murcia.

Gerardo Iglesias, secretario general del PCE y cabeza de la lista de Izquierda Unida para el Congreso de los diputados por Madrid, calificó ayer la ausencla de Santiago Carrillo en esta coalición como "autoexclusión". Iglesias manifestó a Radio El País, dentro de la serie de entrevistas El País, como es, que "la gravedad ole la aparición de Carrillo en otro grupo y en otras listas no es que ellos vayan a ganar votos, sino que se los van a hacer perder a los demás".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de mayo de 1986

Más información

  • Destacados dirigentes del CDS ausentes de las candidaturas