Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES, EL 22 DE JUNIO

Pensando en el futuro

F. JÁUREGUI ENVIADO ESPECIAL, El difícil reparto de puestos en las listas electorales de Coalición Popular (CP), concluido en la mañana de ayer, puso de manifiesto el deseo de los partidos coligados de evitar cualquier fricción de cara al público. Un deseo, sin embargo, Po respetado por algunos dirigentes nacionales y locales de AP, que hicieron que todavía hasta la tarde de ayer hubieran, de seguir negociándose nombres y puestos.

El presidente del Partido Liberal, José Antonio Segurado, y sobre todo el del Partido Demócrata Popular, Óscar Alzaga, respetaron durante las negociaciones el deseo de Fraga: nada de discordancias públicas antes de las elecciones. Alzaga, a quien se achaca ser el sempiterno candidato a la ruptura de la coalición, fue ayer más lejos en Torremolinos, al asegurar: "Son otros, no nosotros, quienes construyen la idea de que el PDP es un partido incómodo y remiso a sus compromisos".

El líder democristiano no llegó, sin embargo, al punto de afirmar, como hizo Fraga algunos días atrás, que los pactos de coalición que cubren las elecciones y comprometen a los tres partidos durante la próxima legislatura se renovarán antes de fin de año para incluir las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 1987. Al hacer este anuncio, Fraga aseguró que "no habrá ninguna dificultad para llegar a esta nueva firma de pactos". Pero los dirigentes del PDP no se han recatado en asegurar en numerosas ocasiones que, "según cual sea el resultado de las elecciones, todo se va a replantear" tras el 22 de junio, refiriéndose, obviamente, a las relaciones con AP y el PL.

Aunque en público los populares aseguren que van a ganar -y la convención de ayer en Torremolinos apuntó abundantes ejemplos de optimismo oficial-, en sus conversaciones en privado los dirigentes de CP se muestran más obsesionados por lo que ocurra a partir del 23 de junio que por el propio resultado de las elecciones del día anterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de mayo de 1986