Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sergei Bogomolov y Yuri Dubinin, los dos predecesoress

España y la Unión Soviética anunciaron el 9 de febrero de 1977 el restablecimiento de relaciones diplomáticas puertas, rotas desde 1939. Las relaciones fueron reiniciadas en marzo de 1977. El primer embajador de la URSS en España, tras el restablecimiento, fue Sergei Alexandrovich Bogomolov, que hoy cuenta 60 años.Bogomolov, hijo de un diplomático, entró en la carrera diplomática soviética en 1948. Desde 1970 dirigió la representación comercial soviética en Madrid. En abril de 1977 fue designado embajador en España y se incorporó como jefe de la misión soviética en Madrid en mayo de aquel año. Anteriormente, Beigomolov había sido primer secretario de la Embajada de la Unión Soviética en París y estuvo destinado en Ginebra, como secretario general de la delegación de la URSS en el Comité para el Desarme, y en Washington.

Crisis

A lo largo de la permanencia de Bogomolov en España, las relaciones hispano-soviéticas atravesaron momentos de crisis derivados de las expulsiones de diplomáticos o funcionarios soviéticos, que fueron acusados de desplegar actividades "impropias de sus funciones", eufemismo con el que se acostumbra denominar al espionaje en la jerga diplomática.En septiembre de 11)78 Bogomolov fue sustituido por Yuri Dubinin. Dubinin, que hoy cuenta con 56 años, es casado y tiene tres hijas. Ingresó en la carrera diplomática en 1955. Desempeñó cargos diplomáticos en la representación soviética, en París. Estuvo destinado en el Ministerio de Asuntos Exteriores de la URSS, donde trabajó en el departamento de Relaciones con Europa Occidental.

Durante los casi ocho años en los cuales Yuri Dubinin permaneció al frente de la Embajada de la URSS en España, las relaciones hispano-soviéticas experimentaron una mejora evidente, subrayada por medios políticos de diferente extracción ideológica. Dubinin fue confirmado como embajador de la URSS en las Naciones Unidas la pasada semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de marzo de 1986