Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un sueco, acusado de complicidad en el asesinato de Palme

El ciudadano sueco de 32 años de edad que desde la pasada semana se encuentra detenido en la cárcel de Estocolmo será acusado ante un tribunal de esta ciudad, de complicidad en relación al asesinato del primer ministro Olof Palme. La decisión fue adoptada por el fiscal K. G. Svensson en las primeras horas de la tarde de ayer y confirmada más tarde por el jefe de la policía de Estocolmo, Hans Holmer.El fiscal adoptó esta decisión por considerar que las pruebas en contra del sospechoso se habían fortalecido durante los días de su detención. Según las leyes suecas, una persona no puede ser privada de su libertad por un período de tiempo superior a cinco días, a menos que existan indicios de conducta delictiva.

El jefe de policía Holmer señaló que se ha probado que el sospechoso fue visto al menos dos veces, una cerca del cine y otra cerca del lugar en que cayó asesinado Olof Palme, pero no se puede determinar si fue él quien efectuó los disparos que acabaron con la vida del ex primer ministro. El funcionario policial reafirmó su creencia de que el crimen fue obra de profesionales.

Se sabe también, según los abogados del detenido, que éste es de ideas fuertemente antisocialistas, que considera que el comunismo es un peligro para Suecia y para el mundo y que no ocultaba su rechazo a la política y a la persona del ex primer ministro asesinado. Niegan, no obstante, que estuviera vinculado a alguna organización internacional de extrema derecha. El jefe de policía informó que el detenido había preferido, en más de una ocasión, amenazas contra Palme.

Otro testigo afirma que, en las semanas previas al crimen, el sospechoso participó en numerosas reuniones en su apartamento de Estocolmo, aunque en forma muy discreta. Se esperan nuevas detenciones en relación con el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de marzo de 1986