Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El largo camino antes del despegue

Los aviones de Iberia están sometidos a un riguroso control antes y después de cada viaje, aparte de las prescriptivas revisiones de manteniento por horas de vuelo, según un portavoz oficial.

Un especialista en mantenimiento de la compañía hace una larga enumeración de todas las fases de comprobación: "Aparte de las revisiones de todos los días, vuele o no vuele el avión, existe un chequeo de fin de etapa después de cada aterrizaje y una rigurosa comprobación de prevuelo".

"Después de la revisión del técnico en mantenimiento", añade el mencionado técnico de la compañía Iberia , "existe una inspección de calidad, aparte de la comprobación de la instrumentación y los sistemas que realizan los pilotos".

Pero todo esto no es más que la etapa final del largo camino que precede al despegue del aparato.

"Cada pieza del avión tiene un período limitado de vida", precisa otro especialista de mantenimiento. "Los materiales tienen una caducidad para evitar su agotamiento y, aunque lleguen al final de ese período en perfecto estado, se cambian por otros de similares características".

Tres revisiones

Las horas de vuelo son el reloj que marca, la vida de un avión. Tres revisiones -se conocen como la A, B y C- de mantenimiento menor se realizan entre las 125 y las 4.500 horas de vuelo. Las averías provocadas en los aviones DC-9 y Boeing 727 de Iberia se detectaron precisamente en el curso de la llamada revisión C, entre los 2.000 y 4.500 horas de vuelo.Las grandes revisiones, en el argot de los técnicos de mantenimiento, se realizan cada 12.000 horas. Los aviones son prácticamente desguazados y cada pieza vital se somete a un riguroso control, con la mediación de complejos aparatos de ultrasonido y radigrafías. Antes de abandonar el hangar, los aviones pasan por un banco especial de pruebas y realizan un vuelo de prueba sin pasajeros a bordo.

La compañía Iberia forma parte del grupo Atalas de cooperación con cuatro compañías europeas: la francesa Air France, la italiana Alitalia, la alemana occidental Lufthansa y la belga Sabena.

El prestigio de las operaciones de mantenimiento de los técnicos de la compañía española de bandera ha servido para que la compañía se hiciera cargo de las revisiones de los Boeing-747 Jumbo. Estos trabajos se efectúan en el hangar número 5, en la zona industrial de La Muñoza.

Iberia dispone en la actualidad de un total de cinco hangares para las tareas de revisón de aviones, cada uno de ellos especializados en un tipo concreto de avión o motor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de febrero de 1986