Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pintasilgo: un 25 de abril asambleario

R. M., María de Lourdes Ruivo da Silva Matos Pintasilgo es la única mujer que aspira a ocupar el Palacio de Belem y la única candidata que no cuenta con el apoyo de ningún partido. Es soltera, practica un catolicismo de base, y cuenta con la adhesión de quienes recuerdan un 25 de abril asambleario. Cumplió 56 años hace ocho días.

Lourdes Pintasilgo, ingeniero químico de profesión, fue primera ministra de Portugal durante un breve período en 1979 y tiene una nutrida experiencia en relaciones internacionales nacida esencialmente de su estancia en París como embajadora ante la UNESCO.

Esta mujer regordeta, vestida con no mucho gusto y peinada con peor fortuna, considera que el jefe del Estado ha de jugar un papel más activo en la política del día a día. Su programa es la oferta de un Pacto de Estado favorecedor del compromiso y de¡ consenso entre Presidencia, Gobierno y Parlamento.

Durante las dos últimas semanas no se ha dejado de usar su catolicismo comprometido para sumar votos. "Si hubiese vivido en tiempos de Cristo hubiese sido, sin duda, uno de sus apóstoles", dijo en un mitin uno de sus seguidores.

En la sombra que Pintasilgo proyecta sobre la pared de la comunidad cristiana en que vive, la derecha ve, espeluznada, el perfil de Otelo Saraiva de Carvalho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 26 de enero de 1986