El informe del Instituto de Toxicología de Madrid confirma que Zabalza murió ahogado

Los resultados de las muestras extraídas al cadáver de Mikel Zabalza, que han sido analizadas por el Instituto Nacional de Toxicología de Madrid, confirman que el joven navarro murió ahogado en el río Bidasoa. Ésto se deduce al haber sido encontrada una sustancia, la trietanolamina (componente esencial de la taladrina), en la sangre del ventrículo derecho del joven así como en los contenidos gástricos analizados.

Esta sustancia se encuentra también en las muestras de agua del río Bidasoa que han sido analizadas. Un vertido industrial de taladrina (aceite de corte refrigerante en sierra) había sido arrojado el día anterior, a la supuesta fuga de Mikel Zabalza, a las aguas del Bidasoa por una fábrica situada junto al cauce del río.

El titular del juzgado de Instrucción número 2 de Pamplona, Fermín Zubiri, recibió ayer las conclusiones del informe que había solicitado al Instituto Nacional de Toxicología al que se enviaron a analizar muestras de ropa, contenido gástrico, agua y tejido pulmonar. Estas muestras se enviaron tras hacer la autopsia.

No obstante, todavía restan por conocerse los resultados de las muestras enviadas a analizar tras la realización de la prueba pericial complementaria practicada al cadáver de Zabalza, por la doctora danesa, Careen Helver Larsen. El abogado de la familia Zabalza, Patxi Zabaleta, manifestó ayer que, en su opinión, las conclusiones de este informe no aclaran las circunstancias de la muerte de Mikel Zabalza "y, si, por ejemplo, Mikel se ahogó o fue ahogado".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS