Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En 1985 perdieron la vida en las carreteras 4.189 personas, 119 más que el año anterior

La crónica negra de los accidentes de tráfico ha rozado la alarma durante las recientes fiestas navideñas. El trágico resultado de estos días de vacaciones ha arrojado una cifra de 266 fallecidos, 54 personas más que en 1984 durante el mismo período. El mal tiempo y la coincidencia de dos puentes en las pasadas fiestas han sido las explicaciones más plausibles que han esbozado fuentes de la Dirección General de Tráfico. Pero existe un nuevo dato que va más allí de la simple desconfianza en la meteorología: a lo largo de 1985 han muerto en la carretera 119 personas más que en 1984.

Un total de 4.189 españoles encontraron la muerte en la carretera el año pasado, 119 más que en 1984, año en el fallecieron 4.070 personas.Este incremento de pérdidas humanas a lo largo de 1985 respecto a años anteriores, ha tenido un sangriento colofón en las fiestas de Navidad y Año Nuevo. En estas fechas, la carretera ha sido escenario de 219 accidentes mortales, con un resultado de 266 fallecidos y 150 heridos graves. Unas cifras notablemente superiores a las de las fiestas navideñas de 1984-1985, en las que se produjeron 191 accidentes mortales, que provocaron 212 muertos y 133 heridos.

El mal tiempo y la coincidencia de dos puentes durante las recientes fiestas han sido algunas de las causas que han repercutido en el aumento de accidentes en estas fechas con respecto al año anterior, según Carmen Pérez Palmero, del Gabinete de Prensa de la Dirección General de Tráfico.

En cuanto al incremento general de muertos en todo el año, 119 personas más que en 1984, una de las razones apuntadas es el progresivo aumento del parque automovilístico. Asimismo, se han incorporado nuevos conductores en 1985, lo que se desprende del dato de que se han expedido 721.883 nuevos carnés.

Según datos aproximados, a los 8.874.442 vehículos con que contaba España en 1984, hay que sumar cerca de 600.000 nuevos automóviles más en 1985, lo que, relativizaría, según fuentes de la Dirección General de Tráfico, el incremento de accidentes registrado en 1985. No obstante, incluso estableciendo una proporción entre accidentes y automóviles, queda claro que en la Navidad de 1984 se produjeron 24 muertos por millón de vehículos, mientras que en las de 1985 ha habido 28 muertos por millón de vehículos.

Más muertes que en Holanda

La misma fuente ha reconocido, sin embargo, que estos factores tienen una incidencia relativa, y no explican por sí solos que el índice de siniestrabilidad de las carreteras españolas haya aumentado. En otros países europeos como Holanda y Gran Bretaña la media de accidentes es inferior a la española, ventaja atribuible, según los expertos, a sus mejores carreteras y a un mayor acierto en los planes de seguridad vial elaborados por los organismos competentes.Por el contrario, Francia y Bélgica cuentan con un índice de siniestrabilidad comparable al español, superado hasta ahora por Italia, según estimaciones del Gabinete de Prensa de la Dirección de Tráfico.

Entre los motivos más frecuentes que provocan accidentes, se considera que el 40% de ellos se deben a fallos humanos, especialmente "a la distracción del conductor". Falta de atención en la que pueden influir desde hábitos personales, hasta dispersiones momentáneas ocasionadas por causas ajenas al propio conductor.

La segunda causa se debe a utilizar una velocidad inadecuada, que en la mayor parte de los casos, es excesiva. Los adelantamientos imprudentes se cobran el tercer procentaje de víctimas. Una cuarta causa, responsable del 7% de accidentes, se debe a irrupciones bruscas de peatones, práctica más frecuente en carreteras comarcales, especialemente acusada en la región gallega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de enero de 1986

Más información

  • La distracción del conductor, causa principal del 40% de los accidentes