Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Emilio Azcárraga

Presidente de Televisa, es uno de los hombres con más poder en México

Es uno de los hombres más poderosos de México, con su puesto en la presidencia de Televisa, la cadena que ha convertido el Mundial casi en una cosa propia, que inunda con sus culebrones telenovelados el continente suramericano y también las televisiones de habla hispana en Estados Unidos e incluso la Nicaragua sandinista. Azcárraga, entrevistado por este periódico, afirma que no está interesado en meterse en la televisión privada española cuando se levante la veda y que tampoco tiene planes para enfrentarse en Brasil al otro gigante de la televisión del continente, la TV Globo.

Reconoce, eso sí, que están en marcha planes para vender programas en el mercado brasileño a través de una sociedad que preside el presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), el brasileño Joao Havelange.Azcárraga dice que le interesa la venta de programas a otros países, pero de ninguna manera la propiedad de cadenas en otro lugar que no sea México y Estados Unidos, donde Televisa controla la mayor cadena de televisión en español, la SIN.

Sobre el conflicto abierto entre Teleméxico (75% deTelevisa y el resto de la televisión estatal mexicana) y las cadenas europeas de radio y televisión por los precios de los servicios prestados en los estadios y estudios del Mundial, piensa que "es un problema de servicio. Es como si usted va en un avión jet o en uno de propelas (hélices). Si el servicio que usted encuentra es la más alta tecnología disponible, pues le costará más caro". Reconoce que "va a costar un poco más caro que los Juegos Olímpicos de Los Angeles, pero tampoco tanto".

De cara al Mundial, Azcárraga tiene "la confianza de que no haya tantos ignorantes en las uniones, que haya gente más responsable, porque boicotear en esta época en que vivimos es como prohibir, es un atentado contra la libertad, y nosotros somos libres y queremos seguir siéndolo". Los costes del Mundial para Televisa los cifra en cientos de millones de dólares, pero opina: "Nosotros hubiéramos manejado el Mundial de diferente manera".

"Este Mundial lo obtuvo México reemplazando a Colombia, cuando todas estas cosas ya estaban realizadas, los contratos y los derechos, incluyendo los de televisión y radio. El coste no va en relación con los contratos. Este coste (de instalaciones) no se puede recuperar con los contratos, ni se pretendía recupérarlo. Se trata de dar un servicio que es importante. Estamos hablando de una responsabilidad. Uno se debe meter a las empresas entendiendo la responsabilidad que tiene".

El Mundial de México, a pesar del terremoto y de las circunstancias actuales del país -con damnificados en la calle, zonas sin agua corriente y sin líneas telefónicas-, no debe ser obstáculo para celebrar el Mundial, según Azcárraga. El presidente de Televisa opina que "el terremoto lastima realmente a un porcentaje muy modesto de lo que es la República mexicana, y desde luego a lo que es el distrito federal. Por otro lado, el pueblo mexicano es fundamentalmente católico y futbolero.

Es muy importante dentro de la televisión el entretenimiento. Muchas veces no lo entienden los Gobiernos, porque siempre andan hablando de cultura y educación. Eso está muy bien, la cultura y la educación, pero el entretenimiento es muy importante, porque la gran mayoría de las gentes en México trabajan mucho, muy fuerte, y ganan poco. Lo menos que podemos hacer es que lleguen a sus casas, prendan un aparato y reciban un gran entretenimiento gratuitamente. Dentro de esos grandes entretenimientos está el futbol. Es uno de los más grandes que existen en la televisión. Que la gente de aquí pueda gozar de ese espectáculo, sabiendo que está siendo producido por mexicanos, es una cosa que se merece uno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de enero de 1986