Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Obedecerá hasta la muerte"

Fundada en 1920 por el teniente coronel José Millán Astray, la Legión, que mantiene sus efectivos en Ronda, Ceuta, Melilla y la isla de Fuerteventura, vive aferrada a un ideario militar propio que se resume en el credo legionario. Dicho credo asume en doce enunciados la descripción completa del espíritu de este cuerpo.Así: "El espíritu del legionario es único y sin igual; es de ciega y feroz acometividad, de buscar siempre acortar la distancia con el enemigo y llegar a la bayoneta". "El espíritu de compañerismo. Con el sagrado juramento de no abandonar jamás un hombre en el campo hasta perecer todos". "El espíritu de unión y socorro. A la voz de "¡A mí la Legión!", sea donde sea, acudirán todos y, con razón o sin ella, defenderán al legionario que pide auxilio". "El espíritu de marcha. Jamás un legionario dirá que está cansado hasta caer reventado; será el cuerpo más veloz y resistente". "El espíritu de acudir al fuego. La Legión, desde el hombre solo a la Legión entera, acudirá siempre adonde oiga fuego, de día, de noche, siempre, siempre, aunque no tenga ninguna orden para ello". "El espíritu de,disciplina. Cumplirá su deber, obedecerá hasta la muerte". "El espíritu de la muerte. El morir en el combate es el mayor honor. No se muere más que una vez. La muerte llega sin dolor y el morir no es tan horrible como parece. Lo mas horrible es vivir siendo un cobarde". "La bandera de la Legión será la más gloriosa porque está teñida de la sangre de sus legionarios". "Todos los hombres legionarios son bravos, cada nación tiene fama de bravura; aquí es preciso demostrar qué pueblo es el más valiente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de diciembre de 1985