Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Federica Montseny

Montmorency, Francia.

En su periódico del 2 de noviembre he leído, estupor me ha causado, lo que la dirigente histórica de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT-AIT), Federica Montseny, ha dicho en un mitin en Barcelona.Como ella, estoy en Francia, pero yo no vine en la misma época que Federica a este país. Ella en 1939, yo en 1952. Ella no hizo prisión en la "España menos reaccionaria que la España socialista"; yo sí, desde abril de 1938 hasta julio de 1945 la primera vez. Desde mediados de 1946 hasta julio de 1949 fui miembro del comité nacional clandestino de la Confederación Nacional del Trabajo. En esta última fecha fui detenido otra vez por la policía del régimen, "menos reaccionario que el socialista". Un tribunal militar de ese régimen, claro está, "menos reaccionario" que el actual, me condenó a 20 años de reclusión. Como mi primera condena fue de cadena perpetua y mi salida en libertad en 1945 fue vigilada, los jueces militares de esa España "menos reaccionaria que la socialista" acumularon mis dos condenas, dando la suma de 50 años de reclusión. Todo esto por amar las ideas anarcosindicalistas y luchar contra el que yo creía, al parecer equivocadamente, el más opresor de los Estados. En abril de 1952 me evadí de un campo de trabajo (Buitrago). En julio de este mismo año, a través de las montañas, conseguí refugiarme en Francia. No he podido regresar a España hasta que no desapareció el régimen "menos reaccionario que el socialista".

Soy libertario desde que era adolescente. He creído siempre, y continúo creyendo, que el vehículo del anarcosindicalismo es el ideal para la clase trabajadora deseosa de que esta injusta sociedad sea transformada por otra más justa; pero también creo que conductores como Federica Montseny no pueden llevar nuestro vehículo por buenos derroteros. Pues las carreteras de hogaño no son como las de antaño. Y termino: yo, cenetista de toda mi vida, condeno de la manera más viva el discurso que, con motivo del 75º aniversario de la CNT, ha pronunciado Federica Montseny en Barcelona. Afortunadamente para el anarcosindicalismo español hay en nuestro país otra CNT que no obedece a la histórica y algunas veces arrepentida dirigente.- Antonio Bruguera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de diciembre de 1985