Fotonoticia:

Quieren ser serenos.

Más de 3.000 jóvenes participan esta semana en los entrenamientos físicos que efectúan en la Casa de Campo de Madrid los aspirantes a cubrir las primeras 200 plazas del servicio de vigilantes nocturnos, que comenzará a funcionar en el mes de marzo en el distrito de Centro. Desde la próxima semana los aspirantes deberán realizar pruebas físicas eliminatorias. Los seleccionados tendrán que completar su formación con unos cursillos y entrenamientos prácticos en la academia de la Policía Municipal, y posteriormente acompañando a los agentes de este cuerpo en sus servicios habituales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS