Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

En el amor y en la guerra la prisa es mala consejera

Los operadores vuelven a sentirse más tranquilos después de poder comprobar que el fondo del mercado se mantiene bastante firme a pesar de que el índice general solamente registró una ganancia de 14 centésimas. Pero, a decir de los expertos, todo depende ahora del dinero extranjero, al que se aguarda en el parqué como agua en mayo.No existen, sin embargo, demasiadas razones para esperar que los extranjeros cambien rápidamente de estrategia y que se vuelquen en el mercado español. Si se exceptúa,a los inversores japoneses, nadie tiene razones para quemar etapas. La peseta evoluciona muy favorablemente respecto al dólar, que se ha venido a situar por debajo de la barrera psicológica de las 160 pesetas, pero la erosión de la divisa española respecto a otras monedas comunitarias debe incitar a la prudencia.

Mientras tanto, los volúmenes de negociación han sufrido un buen retroceso durante la pasada semana, con esos 2.101,2 millones de pesetas efectivas negociadosel pasadojueves, mientras que las operaciones a crédito alcanzaron los 223,3 millones de pesetas, casi todos colocados en valores eléctricos. Precisamente este sector debe beneficarse ahora de las últimas informaciones sobre intercambiós de activos y que apuntan a que la empresa perteneciente al sector público terminara por asumir gran parte de las diferencias de valoración.

Pero si no hay por qué esperar milagros, tampoco es necesario esperar malas noticias. Bien es cierto que la marcha de la inflación ha echado un jarro de agua fría a los analistas, pero el precio del dinero prosigue su tendencia bajista. Y eso es una especie de garantía, a pesar de que bastantes expertos consideran que los pagarés del Tesoro se vienen situado a unos niveles excesivamente bajos en el interbancariojo que podría dar lugar aun repunte en más o menos espacio de tiempo.

Por otra parte, ayer la Junta Sindical ha acordado reanudar la contratación pública y cotización oficial de los títulos de renta variable y renta fija de Unión Cerrajera, que habían sido suspendidos debido a la pérdida de la condición de cotización calificada para los mismos. También se reanuda la contratación de los títulos de Urbanizaciones y Transportes, que estaban en suspenso debido a la misma causa. Por el contrario, se suspende la contratación de las acciones nominativas de la serie B de Campsa (debido al canje de éstas, cuya titularidad correspondiera a persona física o jurídica distinta del Instituto Nacional de Hidrocarburos, por acciones al portador de la serie D) y de las acciones de Española de Inversiones, en este último caso en aplicación de la legislación sobre ofertas públicas de adquisición de valores mobiliarios.

Numerosos títulos de renta fija cortaron ayer cupón, al igual que Cementos Alba, a cuenta del ejercicio 1985, de 41 pesetas netas (este valor dejó la derrama y otros 0,90 enteros); El Encinar, segundo a cuenta por el presente ejercicio, de 30 pesetas (las descontó integras). Asimismo comenzó la ampliación de Sniace, en la proporción de siete ac ciones nuevas por cada 25 antiguas, liberada en un 40%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de noviembre de 1985