Francia considera "necesarias" sus pruebas atómicas

La decisión francesa de seguir adelante con las pruebas nucleares fue expuesta en los términos más tajantes ayer por el primer ministro, Laurent Fabius, después de asistir a una prueba atómica subterránea de escasa potencia en el atolón de Mururoa, en la Polinesia. "La soberanía de Francia no es discutible y las pruebas nucleares son necesarias para nosotros" dijo el ministro Fabius ante una audiencia de militares, científico atómicos y periodistas el jueves por la noche.

Desde hace 10 años estas pruebas han sido también inocuas por lo que respecta a daños radiactivos o de otro tipo, añadió el primer ministro, en una clara referencia la acción, horas antes, de coman dos de la Armada francesa impidiendo la aproximación al lugar de un velero de la organización ecologista Greenpeace, que trató de penetrar en las 12 millas marinas del Atolón que fueron cerradas a la navegación.

Aunque las autoridades francesas se negaron a informar de la intensidad de la explosión, científicos de Nueva Zelanda, que midieron la onda expansiva, calcularon que fue equivalente al uso de 5.000 toneladas de TNT. Laurent Fabius, que se desplazó desde París acompañado de su nuevo ministro de Defensa, Paul Quiles, manifestó que el último experimento "ha demostrado el dominio francés de una tecnología muy compleja y las excelentes medidas de seguridad".

Un helicóptero de seguimiento francés que sobrevoló la zona del volcán donde estaba colocada la carga -a unos 700 metros de profundidad- informó también que las vibraciones sobre el lago que cubre el volcán fueron reducidas y duraron de uno a dos segundos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 25 de octubre de 1985.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50