Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Peixoto' anuncia que la mayoría de los exiliados vascos rechaza la reinserción

José Manuel Pagoaga Gallastegui, Peixoto, ex dirigente de ETA Militar, aseguró ayer durante una conferencia de prensa celebrada en Bayona (Francia) que los cerca de 800 exiliados vascos que viven en el sur de Francia no piensan acogerse a las medidas de reinserción propiciadas por el Ministerio del Interior, y que la única vía de negociación sigue siendo la alternativa KAS. "Se, nos ofrecen solamente vías individuales", señaló Peixoto, quien dijo hablar en nombre de los 800 exiliados, "cuando el pueblo vasco lo que quiere es conservar su unidad y cohesión y no convertirse en víctimas sometidas".

Ayer aparecieron en las localidades guipuzcoanas de Beásáin, Tolosa y Ordizia pintadas en contra de María Dolorez González Cataráin, Yoyes, antigua responsable de la oficina política de ETAm, acogida recientemente a las medidas de reinserción. Las pintadas, firmadas por KAS (Koordina,dora Abertzale Sozialista), acusan a María Dolores González Cataráin de "chivata y traidora".Los exiliados vascos anunciaron ayer en Bayona el desarrollo de una amplia campaña de movilizaciones dirigidas a frenar la aplicación de una serie de medidas administrativas que, en última instancia, permitiría al Gobierno francés expulsarles masivamente de su territorio.

La ofensiva gubernativa francesa se ha materializado recientemente en una orden emitida el pasado 15 de mayo por el Ministerio del Interior francés que decretaba la salida del país en el plazo máximo de un mes de siete presuntos activistas que, en el intento de legalizar su situación, han agotado infructuosamente todos los recursos administrativos a su alcance. A su vez, los siete exiliados han recurrido contra esta orden ante el Ministro del Interior.

Paralelamente, la Comisión de Recursos ha acelerado la resolución denegatoria de las demandas de amparo presentadas por exiliados cuyas solicitudes de asilo político fueron previamente rechazadas por la Oficina Francesa para la Protección de Refugiados y Apátridas. La continuación al mismo ritmo de es ta política dejaría, a finales de este año, en una situación de manifiesta ilegalidad a 220 exiliados.

Destino engorroso

El problema con el que tropezarían nuevamente las autoridades francesas sería, en ese supuesto, encontrar un lugar de destino menos complicado, y engorroso que los utilizados hasta ahora.

Ayer, la abogada francesa Christianne Fando no descartaba siquiera la posibilidad de que el Gobierno francés opte en un futuro próximo por devolver a los exiliados a España. "La situación", dijo, "es dramática. El Gobierno ha decidido acabar con la comunidad de refugiados y ahora tiene elementos suficientes para ordenar la deportación o la extradición".

La abogada destacó como un antecedente particularmente grave de las nuevas medidas gubernativas la entrega a España el 15 de junio último del presunto activista José Manuel Martínez Beiztegui. En la misma conferencia de prensa, desarrollada en un hotel de Bayona, José Manuel Pagoaga Gallastegui, Peixoto, subrayó que, pese a todo, los exiliados resistirán en el País Vasco francés. "No nos moverán", afirmó, "la complicidad de los dos Estados y la represión no podrán eliminar un problema que es estrictamente político".

Peixoto, uno de los históricos de ETA Militar y prifícipal responsable del Comité de Refugiados, rechazó expresamente las medidas de reinserción planteadas por el Gobierno esp añol, e insistió en condicionar el regreso de los exiliados a la consecución de la alternativa KAS, que incluye la autodeterminación, la amnistía, la incorporación de Navarra al País Vasco y la retirada de las fuerzas de seguridad estatales.

Movimiento de solidaridad

En palabras de Christianne Fando, la campaña de movilizaciones trata de despertar en la población vasca francesa un movimiento de solidaridad hacia los exiliados, "que", dijo, "llevan aquí conviviendo desde hace más de 10 años con la población francesa, y algunos incluso tienen hijos franceses".

Durante siete días consecutivos y a partir de este sábado, los exiliados y los grupos vascos franceses que les prestan su apoyo recorrerán buena parte del País vasco francés siguiendo un programa que anuncia la celebración de actos culturales y festivos en distintas localidades.

La marcha, autorizada por la subprefectura de Bayona, pretende, según miembros del Comité de Refugiados, "informar a la población francesa del acoso de que somos víctimas y demostrar que no estamos solos ni como vascos ni como defensores de los derechos humanos".

Desde marzo del pasado año, los nuevos exiliados solicitantes' de asilo político se ven obligados, por una orden del Ministerio del Interior francés, a residir fuera de los siete departamentos fronterizos.

En la actualidad, 30 presuntos miembros de ETA y los Comandos Autónomos se encuentran confinados en Venezuela, Togo, Cabo Verde, República Dominicana, Ecuador, Panamá y Cuba. Otros 18 han sido asesinados por los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL) en los últimos dos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de octubre de 1985

Más información

  • 'Yoyes' González, tachada de "chivata" en diversas pintadas