Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Babic consigue 144 puntos en un partido de baloncesto y supera el récord del también yugoslayo Drazen Petrovic

El jugador yugoslavo de baloncesto Zdenko Babic, de 25 años y dos metros de estatura, consiguió establecer el pasado jueves el récord mundial de anotación al lograr 144 puntos en el partido de vuelta de la primera eliminatoria de la Copa Korac, que enfrentó a su equipo, el Zadar, de Yugoslavia, contra el Apoel de Nicosia, de Chipre. Los yugoslavos, que ya habían vencido en el encuentro de ida por 121-40, lograron además el tanteo más abultado que se conoce hasta ahora en un partido de competición oficial, al vencer a sus rivales por 192-116 (87-52). Babic jugó durante los 40 minutos y superó en 32 puntos la marca mundial establecida el último sábado por su compatriota y gran estrella europea Drazen Petrovic, que anotó 112 puntos en la primera jornada de la Liga yugoslava. El registro de Babic significa que encestó una media de casi dos canastas (1,8) por minuto.

La gesta de Babic disparó los comentarios en Yugoslavia. El más común e incluso para muchos el más creíble señalaba que VIado Djurovic, ex entrenador del Sibenka, en el que vivió un duro enfrentamiento con Petrovic, ha querido pasarle la factura a la estrella yugoslava. Después de que Petrovic lograra la extraordinaria marca de 112 puntos el pasado sábado, Djurovic lo preparó todo para que su actual protegido, Zdenko Babic, consiguiera superarla. El técnico del Zadar obligó a que todas las jugadas acabaran en Babic, que, frente a un flojo rival, terminó anotando 144 puntos con 28 canastas de tres, 28 tiros libres transformados y 16 encestes de dos.

Un alero suplente

Babic, un alero suplente que acaba de reincorporarse al equipo tras realizar el servicio militar, contribuyó poderosamente a que su equipo superara la mayor puntuación de su historia, conseguida hace 18 años, cuando obtuvo 162 puntos ante el Kombinat de Zrenjanin. Babic, que consiguió la mayoría de sus canastas en el primer tiempo, superó por 32 puntos la marca conseguida por el excéntrico y habilidoso Drazen Petrovic, líder del Cibona de Zagreb, actual campeón de la Copa de Europa. Babic, suplente de Sproce, la batió a los seis minutos de la segunda parte. Petrovie, con 10 canastas de tres puntos, 30 de dos y 22 tiros libres transformados, lo que supone 2,8 puntos por minuto, totalizó 112 frente al Olimpia de Ljubljana (158-77 fue el resultado final favorable a su conjunto) en la primera jornada del Campeonato yugoslavo, superando en 11 la marca de su compatriota Radivoije Korac -jugador que dio nombre a la competición europea con un sistema similar a la Copa de la UEFA de fútbol-, que en 1965, según informa Pedro Barthe, logró 101 puntos en el encuentro que enfrentó al OKK de Belgrado y al Estocolmo, representante sueco, en partido de la Copa de Europa.

Korac fue una de las grandes estrellas del baloncesto yugoslavo y europeo y su marca personal de 18 tiros libres transformados de 18 lanzados, establecida en 1966 frente a la universidad norteamericana de Virginia del Este, llegó a ser una de las más espectaculares de aquella época. Korac fue el máximo anotador del Campeonato de Europa disputado en Belgrado, lo que le valió una Vespa de premio.

Los periódicos yugoslavos no respondieron de forma triunfalista a la marca establecida la pasada semana por Petrovic fundamentalmente porque el Cibona jugó su primer encuentro de la Liga frente a un conjunto que, por problemas burocráticos, no pudo alinear a sus jugadores séniores y se vio obligado a iniciarla con su equipo juvenil. El comentarista del diario deportivo yugoslavo Sport escribía ayer que no sabía cómo calificar la gesta de Petrovic, "si de hazaña o bufónada".

Difícil 'ranking' oficial

Resulta sumamente difícil establecer una ranking oficial de máximos anotadores. Según algunas fuentes, entre las que se halla el libro de los récords Guinness, la mayor marca la posee un jugador sueco, de 13 años, llamado Mats Wermelin, que el 5 de febrero de 1974 consiguió 272 puntos en una competición regional en Estocolmo. El partido finalizó con el tanteo de 272-0, lo que parece indicar que el encuentro pudo ser organizado con la única intención de establecer un récord de libro. Wermelin logró 3,4 canastas por minuto. En el mismo libro se menciona a Clarence Francis, un jugador del Río Grande College (Ohio, EE UU), que, en 1954, anotó 150 puntos en un partido de un nivel escolar superior al de Wermelin.

La primera marca histórica la estableció el norteamericano Wilt Chamberlain el 2 de marzo de 1962. Chamberlain, jugador del Filadelfia, consiguió 100 puntos en un encuentro frente al Nueva York (169-147), perteneciente al Campeonato de la Liga Profesional de Estados Unidos. Aquel día Chamberlain logró 36 canastas de 63 intentos y 28 tiros libres de 32 y jugó los 48 minutos del partido. La última canasta de Chamberlain fue un gancho a 46 segundos del final, después de recibir un pase de Paul Arizin.

Tres años después de la gesta de Chamberlain, el yugoslavo Korac consiguió sus 101 puntos y, curiosamente, 20 años más tarde, es decir, en esta misma temporada y, más concretamente, el pasado jueves, los acompañantes del equipo del Murray, e Edimburgo, llegaron a Madrid asegurando que uno de sus norteamericanos, Lewis Young, consiguió 109 puntos en un partido de la pasada temporada. Young, que llegó a Escocia en 1979 procedente del Garden Webb College, de Estados Unidos, tan sólo logró 15 puntos en el partido jugado en el pabellón del Real Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de octubre de 1985

Más información

  • El ex entrenador del ídolo europeo lo preparó todo para que uno de sus pupilos batiese su marca