Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Convocadas oficialmente las elecciones gallegas para el 24 de noviembre

Santiago de Compostela

La carencia de imagen pública de la mayoría de los candidatos es el rasgo más singular que presentan las elecciones gallegas, oficialmente convocadas ayer para el próximo 24 de noviembre por el presidente del Gobierno autónomo, Gerardo Fernández Albor. El decreto que abre formalmente el proceso electoral se publicará hoy en el diario oficial de Galicia. El texto fija la quincena del 8 al 22 de noviembre para la campaña electoral.

En la práctica, la carrera electoral para la renovación de los 71 escaños del Parlamento autónomo se inició de hecho a principios del verano con la llegada a Galicia del presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga.Objetivos electorales más o menos explícitos parecen haber informado también las sucesivas visitas a la comunidad autónoma de los dirigentes reformistas Antonio Garrigues y Miquel Roca; del presidente del Gobierno, Felipe González, y la ya anunciada del presidente del Centro Democrático y Social, Adolfo Suárez.

El recurso generalizado a los líderes nacionales empleado por todas las fuerzas políticas en la precampaña no es otra cosa que el reflejo de la falta de dirigentes locales dotados de una imagen pública suficiente para reclamar por sí solos al electorado.

La única excepción a esta peculiar regla podría venir dada por el candidato de Coalición Popular, Gerardo Fernández Albor, presidente de la Xunta, que en cuatro años de ejercicio del poder ha alcanzado un grado de conocimiento popular del 80%, sólo superado entre los políticos gallegos por Manuel Fraga. Frecuentemente criticada por sus adversarios políticos, la casi constante presencia de Fernández Albor en ferias, fiestas y actos populares de Galicia parece haberle reportado un cierto beneficio de imagen del que carecen, en general, sus oponentes.

Para el PSOE, la escasa proyección popular de la figura de su candidato, Fernando González Laxe, es precisamente la principal dificultad a superar durante la campaña.

González Laxe, director general de Ordenación Pesquera es un economista de 32 años de edad que accedió con algunas reticencias a ser nominado para una candidatura a la que aspiraba el actual alcalde de Vigo, Manuel Soto. El largo y en ocasiones tenso proceso de designación abortó, en cierto modo, el propósito de ofrecer una imagen de unidad electoralmente rentable expresado por los socialistas.

Las dificultades fueron aún mayores para Coalición Galega, el partido que presenta como imagen de marca la oferta de una tercera vía nacionalista y reformista con la que se pretende romper la fórmula del bipartidismo.

La frustrada designación de Víctor Moro, que renunció a la candidatura un mes después de ser nombrado, ha obligado a los representantes del reformismo en Galicia a recurrir a Pablo González Mariñas, abogado coruñés que hizo una labor particularmente brillante como portavoz de su grupo en el Parlamento autónomo.

Relativa ventaja

González Mariñas ofrece esa relativa ventaja frente al candidato del Centro Democrático y Social, José Otero Costas, un abogado vigués prácticamente desconocido fuera de su estricto ámbito local.El nacionalismo de izquierda, actualmente representado en la Cámara autonómica por tres diputados del Bloque Nacionalista Galego y uno de Esquerda Galega, aspira tan sólo a revalidar su presencia en el Parlamento, dadas las escasas posibiliclades de aumento de su cuota electoral que sugieren las encuestas. En coherencia con su estrategia antiautonomista, el Bloque Nacionalista Galego no presenta un candidato formal a la presidencia de la Xunta. Camilo Nogueira, el diputado autonómico más activo durante la legislatura que concluye el próximo 20 de octubre, será el cabeza de lista de Esquerda Galega.

Los partidos y coaliciones que inscriban candidatos entre el 11 y el 16 de octubre podrán invertir un máximo de 200 millones de pesetas en sus campañas, según la ley electoral, que no alude obviamente a la campaña paralela que las principales formaciones políticas están realizando ya desde las instituciones en las que gobieman.

El Parlamento gallego aprobará en su última reunión, prevista para el día 2 de octubre, un crédito extraordinario de 486 millones de pesetas para atender a los gastos de las elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de septiembre de 1985

Más información

  • Falta de imagen pública de la mayoría de los candidatos