Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arden 3.000 hectáreas de pinos en el incendio que comenzó en la comarca cacereña de Las Hurdes

Un incendio de proporciones desconocidas en Cáceres había arrasado hasta ayer, sábado, cerca de 3.000 hectáreas de pinos en la comarca de Las Hurdes, obligando a evacuar la localidad de Rubiaco, totalmente rodeada por las llamas, si bien el centenar de habitantes de este pueblo pudo reintegrarse horas después a sus hogares. Durante la tarde de ayer, y según informes facilitados por el gobernador civil de Cáceres, Angel Hernández Craqui, se produjo un nuevo foco de fuego en la misma comarca, en la zona de Horcajos, afectando a una masa forestal importantísima, con pinos centenarios.

Iniciado el jueves pasado en el lugar denominado Caldera, en el término municipal de Caminomorisco, el incendio parecía estar controlado cuando a las primeras horas de la tarde del viernes, y como consecuencia de los fuertes vientos reinantes, se reavivó de manera sorprendente, llegando a alcanzar un frente de hasta 10 kilómetros que avanzaba hacia los pueblos de Vegas de Coria, Arrolobo y Las Mestas, temiéndose su penetración en la provincia de Salamanca, por el parque natural de Las Batuecas.A los problemas habituales de toda extinción, ha habido que añadir los derivados de un corte de las comunicaciones telefónicas, cuyas instalaciones en la zona se vieron afectadas por las llamas.

En el incendio trabajan cerca de 300 personas, entre civiles técnicos del Icona y números de la Guardia Civil, atendidos por tanquetas, vehículos cisterna, tractores y cuatro hidroaviones, dos del 43º Grupo del Ejército del Aire y otros dos trasladados expresamente desde Santiago de Compostela y Valencia.

En el Gobierno Civil de Cáceres se ha constituido un denominado gabinete permanente de crisis", que preside el delegado del Gobierno en Extremadura, Juan Ramírez Piquera, para centralizar las tareas de extinción de este grave incendio.

La comarca cacereña de Las Hurdes tiene como base fundamental de su subsistencia la repoblación forestal, de la que viven cerca de 1.000 familias, siendo zona habitualmente castigada por los fuegos.

Sobre la intencionalidad de los mismos, el diario Extremadura, en su número de ayer indicaba que "en ocasiones anteriores se hablaba de un vehículo blanco, matrícula de Salamanca, que era visto siempre con anterioridad a la declaración de los incendios, lo que permitía hacer varias especulaciones, nunca definitivamente confirmadas oficialmente".

Otros dos incendios que han devastado centenares de hectáreas de monte en las últimas horas, el de la sierra de Riglos, en Huesca, y el de los montes de Andújar, en Jaén -este último iniciado en la tarde del viernes-, pudieron ser completamente extinguidos ayer. Por otra parte, el fuego que afecta desde el pasado día 8 a una zona boscosa del término gaditano de Vejer de la Frontera continuaba activo ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de agosto de 1985

Más información

  • El fuego obligó ayer a desalojar el poblado de Rubiaco