Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fotonoticia:

El baño de Abascal.

José Manuel Abascal se baña todos los días en las frías aguas de los lagos de Áliva (Santander), en los Picos de Europa, donde se encuentra concentrado en busca de esa forma que el año pasado le llevó a ganar la medalla de bronce de los 1.500 metros en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles. El atleta tiene que recurrir al baño, a falta de masajista, para activar el riego sanguíneo de las piernas después de cada entrenamiento. En el refugio de Áliva, Abascal permanecerá hasta la próxima semana para después realizar unas pruebas a nivel del mar, en la pista de Santander, que le indicarán si su recuperación es un hecho. Si las pruebas resultaran negativas, volvería a subir de nuevo hasta los 1.600 metros de altitud para intensificar la doble sesión diaria de entrenamiento que realiza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de julio de 1985