Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los diputados gerardistas de la Asamblea tendrán que crear un grupo mixto

Los diputados comunistas del sector gerardista de la Asamblea de Madrid parecen abocados a la formación de un Grupo Mixto, en virtud de la potestad que tiene el actual portavoz, el carrillista Lorenzo Hernández, de admitir o no en el grupo comunista a los nuevos diputados que se incorporen en sustitución de los que abandonen el grupo por cualquier causa. Lorenzo Hernández aseguró el jueves que no admitirá a ningún nuevo diputado gerardista en el grupo parlamentario.El secretario del comité regional del PCE, el gerardista Pedro Díez, acusó ayer a Ramón Espinar, presidente de la Asamblea socialista, de jugar a favor de los carrillistas. Los hechos que han motivado esta acusación son los siguientes: El 23 de abril, la Junta Electoral Provincial remite al presidente de la Asamblea un oficio dando cuenta de la dimisión de Carmen Roney, diputada gerardista, y su sustitución por Juan Antonio González Ontaneda, el siguiente en la lista electoral. Roney presenta días después un recurso ante la Junta aduciendo que, efectivamente, presentó en su día la dimisión a su grupo, pero que no la ratificó ante la Mesa de la Asamblea, como señala el artículo 20.4 del Reglamento, por lo que debe conservar su condición de diputada.

El 10 de mayo, la Junta remite un oficio a Ramón Espinar pidiendo que aclare si se han cumplido o no los trámites para que la dimisión sea válida. La Mesa de la Asamblea, reunida el 14 de mayo, remite a la Junta el acta de una reunión anterior, de fecha 7 de mayo, en la que Roney compareció y expresó su deseo de no dimitir. En el mismo oficio de 14 de mayo que la Asamblea remite a la Junta, se añade también que, de acuerdo con el oficio de la Junta de 23,de abril, la diputada Roney no podrá asistir a los actos parlamentarios.

Pedro Díez afirmó que no entiende esta actitud de la Mesa y de Ramón Espinar, que impiden a Roney asistir a las sesiones antes que la Junta Electoral haya dictado una resolución definitiva. Ramón Espinar alegó que, al margen de lo que la Junta Electoral decida, él tiene que cumplir el oficio del 23 de abril, en el que Roney ya no figura como diputada, y negó que tuviera interés alguno por influir en favor de cualquiera de los dos sectores comunistas enfrentados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de mayo de 1985