Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Al fin comienza el esperado tirón alcista de la primavera

La bolsa ha ganado 1,42 puntos en la semana, como producto de la finalización de la fase apática que ha presidido la contratación durante bastantes jornadas consecutivas. Casi todos los analistas coinciden en señalar varios factores como responsables de este tirón alcista, que no se ha visto empañado por la aparición de algunas realizaciones de beneficios en la sesión de¡ viernes.En primer lugar, el sector eléctrico, que continúa siendo la locomotora del mercado, ha sido pródigo en novedades, todas positivas. Un poco aparcado -aunque no olvidado, ya que en la semana que entra puede haber sorpresas- el tema de los intercambios de activos de estas compañías, la atención de los operadores se centró en las próximas juntas de accionistas y los consiguientes anuncios sobre resultados y repartos de beneficios. Hidrola y Unión-Fenosa repetirán una derrama del 8% neto, igual que en el ejercicio anterior. Fecsa parece querer hacer otro tanto, mientras que Iberduero intenta superar el 8,75% de 1983. Nada nuevo respecto a lo que ya se había comentado, aunque las noticias ejercen su influencia cuando aterrizan en ambientes propicios.Y la bolsa contaba en esta ocasión con un terreno abonado para el optimismo. En ello ha influido otro factor, la publicación de las primeras medidas de¡ nuevo paquete preparado por Economía y Hacienda, que tiene como objetivo el relanzamiento y con interesantes ofertas para la inversión privada. Junto a ello, los recortes de pensiones dentro de la reforma de la Seguridad Social podrán aliviar el déficit público, lo que tampoco ha dejado de tener su efecto a nivel bursátil.

Finalmente, la ley sobre tratamiento fiscal para algunos activos financieros también ha aportado su granito de arena en estas circunstancias. Los analistas consideran que, si bien el dinero negro no estará muy dispuesto a llegar a la bolsa, se deberá observar un descenso en los tipos de interés. Este último aspecto sí será beneficioso para la renta variable. Incluso en estos momentos los pagarés del Tesoro continúan señalando la senda descendente.Todo ello ha terminado configurando un mes de mayo con perfil alcista, aunque los expertos piensan que la existencia de determinados nubarrones en el horizonte económico impedirán que el índice general pueda aproximarse a las máximas cotas alcanzadas en lo que va de año. La previsión técnica habla a este respecto de un 115% para finales de julio. Lo cierto es que pueden calificarse de positivos, en general, los resultados de las sociedades en el pasado ejercicio. Pero las previsiones para 1985 no son tan optimistas. Y los operadores tienen puesto un ojo aquí y otro en el futuro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de mayo de 1985