Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Disminuyen las posibilidades de acuerdo entre el CDS y el partido de Roca

La guerra por ocupar el espacio político de centro, entre el Centro Democrático y Social de Adolfo Suárez y el Partido Reformista Democrático inspirado por Miquel Roca, se ha recrudecido en las últimas horas, en las que han proliferado los ataques en privado entre ambas formaciones centristas. Pese a "filtraciones interesadas" aparecidas ocasionalmente en los medios informativos, portavoces de ambas formaciones admitieron ayer que un entendimiento preelectoral entre Roca y Suárez parece estar hoy más lejos que nunca.

José Ramón Caso, secretario general del partido de Suárez convocó ayer apresuradamente una conferencia de Prensa para desmentir la información aparecida en un diario conservador madrileño, según la cual la semana próxima se produciría un encuentro entre los dos líderes centristas, como primer paso hacia el acuerdo.Tanto el CDS como el PRD desmintieron tajantemente que el encuentro vaya a producirse, en medio de acusaciones mutuas de estar "intoxicando" a los medios informativos, si bien pudo detectarse que fueron medios reformistas quienes dejaron entrever la posibilidad de una próxima cumbre centrista.

Medios del CDS insistieron ayer en subrayar que concurrirán en solitario a las próximas elecciones generales, que lo mismo harán en las elecciones autonómicas gallegas -pese a que aún ni siquiera cuentan con un candidato para encabezar las listas, y a la escasa implantación del partido en Galicia- y recordaron que los últimos sondeos fiables otorgan al partido suarista un 9% en la intención de voto del electorado, lo qué podría traducirse en más de veinte escaños. De paso, el CDS hace constante alusión al "nerviosismo" que "parece haberse instalado" en las filas del PRD que preside Antonio Garrigues y alienta, desde fuera, Miquel Roca.

Paralelamente, medios de Alianza Popular insisten en referirse a la "inevitabilidad" de un pacto de los reformistas con la Coalición popular, destacando, entre otras cosas, que los planes del PRD de "apoderarse de hecho" del grupo parlamentario centrista del Congreso, han fracasado estrepitosamente, al no haber podido lograr la incorporación al PRD del ex ministro Manuel Núñez. Aunque tal incorporación se dio como virtualmente segura en un momento determinado, Núñez parece haberse decantado, a última hora, por la incorporación a AP, donde se le ha ofrecido el futuro número uno en la lista de León. Lo mismo ha ocurrido con el también ex ministro de UCD Luis Ortiz, a quien se considera progresivamente inclinado hacia el partido de Fraga.

Irritación en el CDS

Como ocurre con el PRD, respecto de la Coalición Popular, el CDS se muestra crecientemente irritado con las "tácticas de aproximación" ensayadas por los reformistas. Los hombres de Suárez aseguran que el CDS será, para cuando lleguen las elecciones generales, la única formación de centro e insisten en que "no hay", ni habrá, contactos con Roca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de abril de 1985

Más información

  • La 'guerra' política entre ambas formaciones se ha recrudecido