Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las asociaciones de vecinos y empresarios de Madrid no apoyan el regreso de los serenos

El presidente de la Asociación Regional de Vecinos de Madrid, Salvador Torrecillas, y uno de los representantes de la Confederación Empresarial Independiente de Madrid (CEIM), Agustín Mascareñas, manifestaron ayer en Radio El País su opinión negativa sobre el regreso de los serenos a las calles de la ciudad.Aunque los representantes de ambas asociaciones consideran necesaria la elaboración de un plan dirigido a aumentar la seguridad ciudadana, rechazan el servicio de vigilantes nocturnos tal y como ha sido diseñado por el Ayuntamiento de Madrid.

Los inconvenientes básicos argumentados por ambos colectivos son la escasa efectividad de este tipo de vigilantes frente a la delincuencia actual, y la futura financiación del servicio. Salvador Torrecillas explicó que según el proyecto elaborado por el Ayuntamiento se distribuirían por las calles de Madrid un total de 2.500 serenos, 500 de los cuales estarían de retén, y el servicio supondría un coste adicional de, al menos, 3.000 pesetas por contribuyente.

Agustín Mascareñas manifestó que "los serenos son una institucion que no se adapta a esta época, por lo que la CEIM considera que la solución podría ser aumentar los efectivos de la Policía Municipal y no crear otro servicio". Con respecto a la financiación, Mascareñas considera que, en caso de decidir el regreso de los serenos, el coste del servicio debería correr a cargo de los fondos públicos para evitar un aumento de la presión fiscal.

El concejal del área de Seguridad, Transportes y Circulación del Ayuntamiento de Madrid, Emilio García Horcajo, aseguró que "continúa existiendo una opinión mayoritaria entre los ciudadanos de Madrid favorable al regreso de los serenos tradicionales". García Horcajo afirmó que, según el proyecto municipal, la función de los serenos sería prestar ayuda a los ciudadanos y colaborar con ellos para conseguir una ciudad más segura y más ordenada. Horcajo manifestó que los serenos no sustituirían el antiguo chuzo por modernas armas, pero sí dispondrán de nuevos medios para facilitar su labor.

En cualquier caso, el concejal socialista aseguró que los serenos no volverán hasta que se llegue a un acuerdo con las personas que van a recibir el servicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de abril de 1985