Langer considera que su emparejamiento con Ballesteros le ayudó a ganar el Masters de golf

El alemán occidental Bernhard Langer se unió en la madrugada del lunes al español Severiano Ballesteros en la exigua lista de ganadores europeos del Masters de golf, considerado el segundo torneo del mundo en importancia. Langer, que realizó el último recorrido acompañado de Ballesteros, reconoció que "jugar con Severiano me ha beneficiado. No conozco en el mundo un jugador que se concentre tan bien como él, y eso me ha ayudado a mantener una mejor concentración". Con fama de frío y calculador, Langer sabía que si vencía a Seve, ganaba el Masters.

El Masters es el primer gran torneo que logra el jugador alemán, después de quedar en dos ocasiones segundo en el Open Británico. "Sabía que tenía calidad para ganar un gran torneo pero no sabía cómo hacerlo", dijo el rubio jugador alemán, tras enfundarse la chaqueta verde que le acredita como vencedor del Masters.Con este triunfo, Langer (27 años de edad) acabó, en cierta forma, con la hegemonía solitaria de Severiano Ballesteros. Aunque está lejos de conseguir los cuatro triunfos del español en grandes torneos (dos Open británicos y dos Masters), la primera victoria del alemán en el circuito estadounidense le convierte en el segundo europeo en importancia.

En la última jornada del Masters de Augusta (Estados Unidos), Langer apartó sus complejos y, con unos golpes prodigiosos, se quitó de encima la presión que Ballesteros había ejercido sobre él en otros torneos. "A medida que avanzaba el torneo sentía los brazos como agarrotados, pero afortunadamente todo me salió bien", declaró Langer.

El jugador alemán, doble vencedor en la lista de ganancias del circuito europeo, mostraba su satisfacción porque la televisión alemana iba a transmitir el lunes en diferido las incidencias del Masters.

Langer, único jugador profesional de su país aseguró que, desde que él está jugando bien, en la RFA aumentaron un 50% las licencias de jugador.

Langer, casado con una estadounidense, se inició en el golf a los nueve años como caddie en su ciudad natal de Anhausen. "Allí fue donde empecé a ganar un poquito de dinero". Después de algunas semanas de contacto con el golf, Bernhard se decidió a jugar. En los años siguientes compaginó la competición con el trabajo de caddie.

Cuando finalizó sus estudios en 1972, a la edad de 15 años, Langer se trasladó a Múnich para trabajar como asistente profesional. Langer se acordó ayer de su primer y único maestro, Heinz Fehring: "Dedicaba su tiempo libre, en las horas que no atendíamos a los socios, a enseñarme nuevos trucos". Después de unos años, su profesor le preguntó, "Bernhard, ¿tú qué quieres ser; profesor o jugador?".

La mala suerte de 'Seve'

Severiano Ballesteros, que compartió el segundo puesto con los estadounidenses Curtis Strange y Ray Floyd, felicitó a Langer por su triunfo. "Me alegro de que haya ganado este torneo. Langer es uno de los mejores jugadores del mundo y tuvo un gran día en la última jornada del Masters".Ballesteros no tuvo suerte en la última vuelta del torneo. Luchó para ganar, pero sus putts largos no quisieron entrar en ningún momento. Con solo dos birdies (un golpe menos que el par del hoyo) y ningún bogey (un golpe más que el par del hoyo), el español se dio por vencido en el hoyo 17, tras un nuevo birdie de Langer.

"Seve luchó más que nadie", comentó a EL PAÍS Manolo Ballesteros, cadd¡e de su hermano. "Faltando cuatro hoyos, Seve me dijo que todavía podía ganar. Tiene moral de ganador y, como sabe que los torneos no se ganan hasta el último hoyo, confiaba en sus posibilidades. Me quedé impresionado de los nervios que tiene para jugar bien en esos momentos".

Ballesteros fue el único jugador del torneo que nunca subió del par del campo (72), pero también fue el único del grupo de cabeza que en ninguna de las cuatro jornadas bajó de los 70 golpes. "Para ganar un torneo de esta categoría tienen que pasar muchas cosas", dijo Ballesteros. "Hay que bajar de los 70 golpes por lo menos un día. El domingo no fue mi día. La bola no quiso entrar. Este juego es así de difícil".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 15 de abril de 1985.

Lo más visto en...

Top 50