Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nacionalistas vascos celebran el Aberri Eguna bajo el signo de la división

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) celebra hoy la 53ª edición del Aberri Eguna (día de la patria vasca) en un clima de manifiesta tensión interna. Los peneuvistas, que por primera vez no han fijado un lema que presida uno de los actos más importantes del partido, no ocultan su malestar por el homenaje que 200 militantes de la localidad vizcaína de Zeanuri brindaron anoche al ex lendakari Carlos Garaikoetxea. Euskadiko Ezkerra, que celebra su Aberri Eguna en la localidad guipuzcoana de Villabona, centrará su mensaje en la defensa de un proyecto de estructuración unitaria de la sociedad vasca frente "al foralismo disgregador", mientras Herri Batasuna convoca su acto en Pamplona con la "soberanía nacional" por lema, y las fuerzas no nacionalistas no celebran el día.

Los dirigentes del PNV -para quienes la reafirmación nacionalista de este día era en los últimos cuatro años el principal baluarte de la unidad del partido- ofrecen en esta ocasión una imagen lacerada por los conflictos internos, como fueron la expulsión de los dirigentes navarros y del ex consejero de Sanidad Ángel Larrañaga, el cese de Carlos Garaikoetxea, y la actitud crítica de la práctica totalidad de la militancia guipuzcoana. En el comunicado oficial difundido por el Consejo Nacional del PNV con motivo de la celebración sólo hay una insinuación sobre las propias dificultades internas".

Herri Batasuna y la coordinadora KAS se concentrarán este mediodía en Pamplona. La Delegación del Gobierno en Navarra ha advertido a los dirigentes de la coalición abertzale que si en el transcurso de los actos previstos se conculca la legalidad vigente, "se exigirán a título personal e individual las responsabilidades penales y de otro orden que correspondieran", informa nuestro corresponsal en Pamplona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de abril de 1985