Comienzan hoy en Madrid las conversaciones para la cooperación aérea hispano-gibraltareña

Británicos y españoles reinician hoy en Madrid las negociaciones sobre Gibraltar en busca de las posibles fórmulas para la cooperación en el terreno de la aviación civil, uno de los campos de colaboración hispano-gibraltareña previstos en la Declaración de Bruselas, de noviembre de 1984, suscrita por los jefes de las diplomacias de España y el Reino Unido, Fernando Morán y Geoffrey Howe, respectivamente.

Esta misma semana llegará también a Londres el mensaje que Morán ha remitido a Howe explicitándole las iniciativas que le expuso ya oralmente el pasado 5 de febrero en Ginebra para las posibles soluciones por las que lograr la futura retrocesión a España de la soberanía sobre Gibraltar.El inicio de las reuniones sobre cooperación aérea estaba previsto para finales del pasado mes de febrero. En estas negociaciones, que serán llevadas a cabo por funcionarios diplomáticos y de aviación civil de ambos países, se tratará de estudiar la posible explotación conjunta del aeropuerto de Gibraltar, por el que podría entrar en España buena parte del turismo que se dirige a la Costa del Sol, con el inconveniente de que podría restar tráfico e ingresos al aeropuerto de Málaga.

Una cuestión paralela a la cooperación sobre aviación civil hispano-gibraltareña es la suscitada por la existencia de las restricciones impuestas por España en 1967 al aeropuerto de Gibraltar, trazando a su alrededor una zona prohibida a la navegación. Los británicos han insistido en que se levanten estas restricciones, pero España no parece dispuesta a hacerlo de forma inmediata.

A la vez que se abren las negociaciones sobre cooperación aérea, por valija diplomática ha salido de Madrid a Londres la "serie de ideas" -según la denominación utilizada por el propio Morán- expuestas por el ministro de Exteriores español a su homólogo británico sobre las posibles fórmulas para la retrocesión a España de la soberanía sobre Gibraltar.

'Ideas' por escrito

En estas propuestas se dan diversas fórmulas posibles: la firma de un arriendo de la Roca al Reino Unido o un sistema de condominio -soberanía compartida entre Londres y Madrid-, al final de los cuales Gibraltar volvería a ser español. Estas fórmulas deberían incluir -en el caso de que fueran aceptadas- un plazo de tiempo. Sin embargo, la diplomacia española no ha planteado todavía cuáles deberían ser estos plazos y ha dejado la cuestión para ulteriores contactos hispano-británicos, en el caso de que Londres acepte alguna de estas fórmulas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de marzo de 1985.

Lo más visto en...

Top 50