Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'El ojo del vídeo', un nuevo programa experimental

Televisión Española emite hoy, antes del cierre de la segunda cadena, el primer capítulo de la serie El ojo del vídeo, una producción propia de 12 programas que pretende experimentar tanto el lenguaje videográfico como los géneros documental y de ficción.La serie ha sido grabada en vídeo de una pulgada -en algún caso en el formato U-Matic e incluso en el soporte de cine aficionado super 8-, con un presupuesto medio de aproximadamente dos millones de pesetas por programa, según manifiesta Juan Laínez, uno de los productores. Los responsables de TVE han optado por emitirla después de la película de cine de los domingos, en un horario que se supone residual y, por tanto, de audiencia minoritaria.

El ojo del vídeo está escrito y dirigido por un equipo de jóvenes realizadores de TVE y ha sido producido en 1984, si bien en 1983 ya se había realizado un programa piloto, ¿Quién teme al miedo?, que se presentó fuera de concurso en el Festival de Vídeo de San Sebastián aquel mismo año. Este episodio, emitido en el programa La ventana elektrónica, abre hoy la emisión de la serie.

"Nuestra intención ha sido trabajar en un programa mucho más elaborado, tanto en realización como en producción, de lo que habíamos hecho hasta ahora en los servicios informativos", afirma José Pavón. "Abordamos temas como el miedo, la muerte, la locura, la mujer, la utopía, la información como poder, etcétera, con el propósito de aportar reflexiones personales, incluido el humor, y un tratamiento innovador de la imagen, aunque hemos utilizado un repertorio reducido de efectos especiales. Introducimos rupturas en el lenguaje, diferentes estructuras narrativas, programas sin palabras, alguna parodia de los telediarios como la que hace Joaquín Arozamena en torno a las malas noticias, en resumen, una búsqueda de televisión difeente".

El capítulo que se emite hoy intenta ofrecer, según sus autores, "una panorámica sobre los miedos cotidianos. Dentro del género documental hay muestras de crudo realismo como la declaracin de tres torturados, un raní, un español y un uruguayo, que relatan cómo fueron torturados; también tienen cabida la ficción y el juego con el espectador".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de enero de 1985