Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía debe tener la exclusiva de la lucha contra la droga, según el fiscal especial

José Jiménez Villarejo, fiscal especial para la lucha contra la droga, afirmó ayer que la solución a largo plazo de la falta de coordináción entre las fuerzas de seguridad del Estado con respecto al tráfico de drogas es depositar en el Cuerpo Superior de Policía toda la labor de coordinación y de investigación en este tema. Jiménez Villarejo hizo estas declaraciones en el curso de un almuerzo-coloquio en el Club Siglo XXI, al que también asistió como invitado el senador y portavoz socialista de la comisión especial contra la droga del Senado, Ángel Luna.

Jiménez Villarejo dijo que la falta de coordinación entre los distíntos cuerpos policiales no es un hecho constante, "aunque ha habido episodios en que esa falta de coordinación es manifiesta", y en ocasiones se ha producido "retención de información por parte de algunos funcionarios". El fuerte espíritu corporativo de los distintos cuerpos y la falta de una autoridad única son, a juicio de Jiménez Villarejo, las posibles causas de esta falta de coordinación.

Como solución a corto plazo del problema, Jiménez Villarejo apuntó la unificación del mando, y a largo plazo, que sea el Cuerpo Superior de Policía, "por su carácter civil y de investigación", el que se encargue exclusivamente de la lucha contra el tráfico y consumo de drogas, "con ayuda de la Guardia Civil", sobre todo en las zonas rurales, en las que el Cuerpo Superior de Policía no tiene competencias.

Controlar alijos

José Jiménez Villarejo anunció la ,elaboración de un plan de carácter interministerial de prevención, atención y represión contra el consumo y tráfico de drogas, a cuya preparación se ha incorporado un representante de las Fuerzas Armadas con el fin de tratar este problema durante el período de servicio militar. En este plan, dijo el fiscal para la lucha contra la droga, se va a poner especial atención en la prevención escolar. Asimismo anunció un próximo decreto que regulará el control de los alijos de droga desde el mismo momento de la aprehensión hasta su total destrucción.Con respecto a la disparidad de cifras de drogodependientes, tanto el fiscal antidroga como el senador socialista Ángel Luna señalaron la imposibilidad y dificultad de ofrecer datos fiables. A pesar de ello, Ángel Luna señaló que la cifra comúnmente manejada de 80.000 drogodependientes en toda España le parecía exagerada, y dijo que, según una encuesta de la Dirección General de la Juventud, existía en España un total de 12.600 heroinómanos, e igual número de adictos a la cocaína. Según la citada encuesta, son los jóvenes quienes mayor informacion objetiva tienen sobre las drogas, y más de un 50% se muestra radicalmente contrario a la despenalización y consumo de las drogas derivadas del cannabis.

Tanto Jiménez Villarejo como el senador Ángel Luna se mostraron de acuerdo en la necesidad de modíficar el artículo 344 del Código Penal, reformado en octubre de 1983, con el fin de endurecer en lo posible las penas para los traficantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de enero de 1985