Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex boxeador y ex atleta José Luis Benéitez fue quien empujó al británico McLeod en la carrera de Canillejas

José Luis Benéitez Fernández, de 50 años, ex boxeador y ex atleta, empleado de la Telefónica y destinado en los servicios de ondas marítimas de Griñón (Madrid), fue quien el pasado domingo, en la carrera popular del barrio madrileño de Canillejas, empujó al británico McLeod, actual subcampeón olímpico de 10.000 metros. "Es cierto que te empujé; quizá porque estaba indignado contra la organización y porque de mi subconsciente brotó la lucha que tengo que mantener para correr, ya que mi mujer no me deja. Lo hice para detener la carrera porque varios participantes habíamos acordado boicotearla. Después me arrepentí y pido que se me disculpe", dijo Benéitez.

José Luis Benéitez ha vivido gran parte de su vida en Brasil. A los 26 años comenzó a correr y participó en numerosas carreras de San Silvestre, en Río de Janeiro, después de haber practicado el boxeo, "que tuve que dejar porque me daban muchos palos. En Brasil conocí a Mariano Haro y muchos grandes atletas son amigos míos. En 1970 fui quinto en el campeonato de España de maratón con un tiempo de 2.40. Y todavía no he dejado de correr, pese a que mantengo constantes discusiones con mi mujer porque ella dice que estoy loco y que es cosa de gamberros".Benéitez fue uno de los corredores que no atendieron las indicaciones de que la prueba de Canillejas quedaba anulada después de que un grupo de participantes se escapara en la salida. "No me paré porque el atletismo está corrupto. Resulta que porque unos señores sean famosos tienen que llevarse un coche en una carrera popular. Vale, lo admito. Pero lo que no se puede consentir es que se tenga que repetir la carrera porque los buenos no iban en cabeza al verse sorprendidos por la salida. Nos enteramos de que la carrera quedaba anulada y de que en la que se iban a repartir los premios era en la siguiente".

Un grupo de atletas veteranos, según Benéitez, acordó boicotear la carrera posterior, idea que aceptó él mismo: "Yo estaba en la avenida de Aragón, faltaba poco para la meta y veía que nadie hacía nada para impedir que los atletas la terminaran. Se me ocurrió la mala idea de irme hacia McLeod y detenerle. Como él iba muy rápido, no calculé bien la distancia y, cuando le toqué la espalda, él se debía de encontrar con los dos pies en el aire para caer como lo hizo. Empujarle estuvo feo, pero peor habría sido pegarle un puñetazo, que era lo que alguna gente quería. Mi intención no fue la de agredirle, sino la de cortar la carrera porque me encontraba indignado por la indecente organización e impotente para impedir que se cometiera lo que yo consideraba una injusticia. Bien es verdad que, si el primero hubiera sido un atleta español en vez de McLeod, a lo mejor no le hubiera empujado. En mi acción quizá también influyó ese sentimiento patriótico que creo que todos llevamos dentro".

Benéitez considera desproporcionada la resonancia que ha tenido su acción en los medios de comunicación: "Se le ha dado tanta importancia que parece que he cometido un acto terrorista. Estoy arrepentido y temo, además, que en la compañía en la que trabajo tomen represalias contra mí. Pero aquí estoy. No me escondo; entre otras razones, porque soy suficientemente conocido en el mundo del atletismo. No creo haber cometido una acción criminal. Me han aconsejado que no hable, pero soy responsable de mis actos. Lo que hice el domingo está mal y pido perdón".

Los premios, sin decidir

José Cano, organizador de la carrera popular de Canillejas y que tuvo que ser hospitalizado el domingo, ya se encuentra en su domicilio, recuperándose del desfallecimiento que sufrió tras la falsa salida y que, según cree recordar, fue ocasionado por un golpe que recibió. Cano aún no se halla en condiciones de decidir sobre el reparto de premios, valorados en 12 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de noviembre de 1984

Más información

  • "Estaba indignado contra la organización y varios participantes acordamos boicotearla", alega