Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Viernes de vino y rosas

El mercado ha proporcionado un respuesta contundente a aquellos que comenzaban a poner en duda la continuación del sólido fondo de resistencia de la bolsa, que en las dos segundas jornadas de la semana tuvo que replegarse tácticamente ante importantes volúmenes de realizaciones.La última sesión de la semana, por el contrario, ha sido importante. No sólo porque el índice general ha marcado una nueva cota máxima, 148,11 % (frente al récord anterior de 147,39, alcanzado el día 18), sino porque la posición al cierre permite augurar sin demasido riesgo que la siguiente tanda entrante registrará otro tirón alcista.

Para forzar este pronóstico, al compacto cierre de ayer se une la prevista reunión extraordinaria del Gobierno para ultimar los Presupuestos Generales del Estado, en los que no se espera ninguna novedad desagradable para los ahorradores. El retraso en la firma del pacto social, que el viernes invitó a algunos operadores a mantenerse al margen del mercado, tampoco debe suponer una influencia negativa.

Realmente, la bolsa recibió con un respiro el anuncio del índce de precios al consumo para agosto, que sólo aumentó un 0,7%, cuando casi todo el mundo temía que sobrepasara el 1 %. El relativo control de la inflación, aunque pone en cierto peligro las previsiones gubernamentales, supone al menos alejar el fantasma de la elevación del precio del dinero.

En la ofensiva alcista desencadenada el viernes, todos los índices sectoriales lograron avanzar, unos con más dificultades que otros, ciertamente. El comportamiento de los valores eléctricos fue ejemplar, a pesar de que un boletín confidencial había recomendado vender a principios de semana. El corro puso bastante por su parte, y además la jornada se saldó con nuevos rumores sobre ampliaciones y demás. Por una parte, la posibilidad apuntada por la revista Mercado de que Iberduero aumente su dividendo un 0,5%. Por otra, que Sevillana realice su ampliación el próximo mes de noviembre al 60% y en una proporción aún desconocida.

Anuncios oficiales fueron, por el contrario, el reparto de dividendo de la Compañía Española de Viviendas en Alquiler, a cuenta del ejercicio 1984, por 37,50 pesetas netas; y, del 10 de octubre al 10 de noviembre, la próxima ampliación de capital de Ahorro Familiar por 137,5 millones de pesetas mediante la emisión de acciones de 1.000 pesetas nominales, a la par, con un desembolso de 400 pesetas y el resto con cargo a la cuenta de actualización de Presupuestos de 1979, en la proporción de una acción nueva por cada 10 antiguas.

Los volúmenes de contratación continúan siendo muy altos: 1.844,6 millones de pesetas efectivas en la sesión del jueves. Las compras a crédito aumentaron también considerablemente -428,109 millones efectivos-, aunque en este caso debe atribuirse un buen porcentaje a las renovaciones propias de finales de mes. De todas formas, la demanda prosigue centrándose en valores eléctricos y Telefónica (sociedad que se mantiene alcista en espera de la ampliación).

Los bancos, por su parte, decidieron volver a desperezarse un poco, especialmente Popular y Vizcaya, aunque otras entidades menores corrieron aún mucho más, como Herrero. En líneas generales, sin embargo, el comportamiento de este sector ha estado presidido por la contención.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de septiembre de 1984