Inversiones industriales por valor de 60.000 millones en electrónica e informática

El Plan Electrónico e Informático (PEIN) ha propiciado la firma de proyectos de inversión industrial, hasta estos momentos, por valor de 60.000 millones de pesetas, según informó ayer la, Asociación Nacional de Industrias Electrónicas (ANIEL). La directiva de esta patronal, tras elogiar el PEIN, criticó algunos incumplimientos de su contenido por parte de la Administración, especialmente en lo relativo a planificación, compras del sector público y legislación.Las inversiones industriales firmadas ya en el contexto del PEIN, que se refieren al período 1984-1986, se refieren a proyectos de fabricación de ATT (unos 20.000 millones), Standard Eléctrica-ITT (6.000 millones), IBM (13.000 millones), Nisdorf (1.500 millones), Thomson (1.000 millones), Miniwatt (1.100 mijlones), Secoinsa, Intelsa, Sony y Aznárez Industrial Navarra.

Junto a estos datos, la junta directiva de ANIEL informó también de los resultados del sector en 1983. La electrónica de consumo alcanzó una producción por valor de 72.557 millones de pesetas (un 5% menos que el año anterior), con unas exportaciones por importe de 65.610 millones frente a unas exportaciones de 2.396 millones. El subsector de componentes, con un incremento del 23% en el valor de su producción (43.432 millones), contabilizó importaciones por importe de 57.469 millones de pesetas y exportaciones por valor de 14.917 millones. Por último, en el subsector de electrónica profesional la producción creció en un 9%, situándose en 131.460 millones de pesetas, con registros de importación y exportación por 183.980 millones y 38.350 millones.

Según el director general de esta entidad, Julio González, en el primer cuatrimestre la situación del sector ha mejorado sensiblemente con un incremento del 100% sobre las exportaciones en igual período de 1983.

Difícil equilibrio

Después de facilitar estos datos y prodigar elogios al PEIN y a algunas actuaciones del Gobierno, los miembros de la directiva de ANIEL dieron un giro radical a su comparecencia ante los medios informativos. Afirmaron que el sector no está bien, y criticaron con dureza a la Administración. Hubo quejas por la supresión de subvenciones de inversión a RTVE, por las incongruencias de la actual normativa legal, por la falta de planificación y por la política de compras del. sector público.También fueron reiteradas las críticas a la falta de unidad de mercado que se está produciendo en algunas comunidades autónomas y ayuntamientos en sus abastecimiento de electrónica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de septiembre de 1984.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50