_
_
_
_

Peres intentará formar un Gobierno minoritario en Israel si no llega a un acuerdo con el Likud

Diversos diarios israelíes publicaron ayer declaraciones de líderes laboristas en el sentido de que su partido intentará formar un Gobierno minoritario sin el derechista Likud en el caso de que las conversaciones que mantienen ambos grupos con vistas a la formación de una coalición de unidad nacional no den resultados positivos hoy, lunes.

El Partido Laborista y el Likud, a pesar de las divergencias existentes, llegaron ayer a un acuerdo para la retirada de las tropas estacionadas en Líbano "en breve plazo".Cuatro semanas después de unas elecciones generales en las que ninguno de estos dos grandes partidos obtuvo una mayoría clara, las delegaciones del Partido Laborista y del Likud se reunieron de nuevo ayer para tratar de solventar sus diferencias en torno a los asentamientos judíos sobre territorios árabes ocupados. El programa de asentamientos cuenta con el apoyo del Likud, pero no con el de los laboristas.

En las elecciones de julio, los laboristas obtuvieron 44 de los 120 escaños, y el Likud, 41. El presidente Chaim Herzog encomendó al líder laborista Simón Peres la formación de un nuevo Gobierno, con el consejo de que tratara de llegar a un pacto de unidad con el Likud.

La alternativa que Peres tiene a ese acuerdo sería formar una coalición minoritaria con algunos de los 13 partidos restantes, que obtuvieron un total de 35 escaños. Es probable que el líder laborista pueda obtener el apoyo de cinco partidos de centro e izquierda, con los que sumaría un total de 55 escaños.

Esa coalición minoritaria precisaría para poder gobernar del apoyo tácito de los cuatro diputados del Partido Comunista Árabe y de los dos diputados de izquierda de la Lista Progresista para la Paz. Los estrategas laboristas esperan que el Partido Nacional Religioso, con cuatro escaños, y el Partido Agudat Israel, ultraortodoxo, con dos escaños, podrían dar su apoyo a una coalición encabezada por Peres, que obtendría en ese caso una estrecha mayoría.

Las tensiones entre el Likud y los laboristas se han agravado como consecuencia del enfrentamiento entre el sindicato Histadrut, dominado por los laboristas, y el ministro saliente de Finanzas, Yigal Cohen Orgad.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El dirigente de Histadrut amenazó con promover protestas laborales ante la decisión de Orgad de no mantener la práctica de elevar los niveles mínimos de renta para evitar que los impuestos anulen las alzas salariales compensatorias del incremento del coste de vida. Orgad mantuvo que el Gobierno necesita aumentar sus ingresos, y decidió no elevar el mínimo de renta a raíz de que Histadrut se negara a discutir un acuerdo global sobre precios y salarios.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_